Los aficionados de los Browns y los Buccaneers celebran su pase a playoffs después de años de espera, pero las franquicias celebran mucho más: el incremento en las ventas de camisetas, el obtener un horario estelar en televisión, la adquisición de audiencias masivas en las transmisiones y una mejoría en boletaje.

Desde antes del partido de los Browns contra Pittsburgh por el pase a la ronda divisional, los periodistas deportivos esperaban audiencias similares a las que tuvo la NBA con LeBron James en las finales jugando para los Cavaliers de Cleveland. De acuerdo a datos de NBC Sports, la victoria de los Browns tuvo 25 millones de espectadores, lo que lo convierte en el programa en horario estelar más visto desde el Super Bowl LIV en febrero pasado.

Aunque los Browns no son favoritos ante los Chiefs, el equipo de Andy Reid se prepara para recibir a una cantidad considerable de aficionados rivales tras el reciente éxito de los de Ohio. Lo anterior, aunado a la limitación del 22% de ocupación en el estadio Arrowhead de Kansas City por las restricciones sanitarias, contribuyeron a alcanzar una cifra récord en el mercado de boletos secundario, pues, con cifras de Ticket IQ, el boleto más barato del partido entre Chiefs y Browns cuesta 613 dólares.

“Si estos números se mantienen, el juego del fin de semana será el boleto de playoffs más caro en la historia de Arrowhead”, según indicó The Kansas City Star. Aunque no será más caro, según el portal especializado en boletería, el costo promedio en el mercado secundario para ingresar al partido entre Saints y Buccaneers es de 2,509 dólares el más alto, uno de los efectos de Tom Brady.

El interés de los fanáticos de los Buccaneers resurgió en una plaza que durante las últimas cuatro temporadas había permanecido entre las últimas cinco en cuanto a asistencia, aún cuando el costo del boleto era de los más baratos de entre los 32 equipos de la NFL de acuerdo a un listado de Forbes.

La revalorización para los Buccaneers comenzó tras el anuncio de la llegada de Tom Brady en su plantilla, de acuerdo con información de Fanatics, sitio de ventas oficial de la NFL, Tampa Bay Times reveló que los Bucs fueron el equipo con más mercancía vendida el 20 de marzo, cuando se hizo el anuncio oficial, y una vez que Tampa Bay reveló los uniformes para la temporada 2020, las ventas incrementaron hasta en 265% y el de Tom Brady fue el jersey más vendido.

"Fanatics dijo que el martes (7 abril) se vendió más mercancía de los Bucs que los 17 días anteriores combinados y las ventas de camisetas de Tom Brady se disparaban más del 3,000 por ciento día con día", señaló la publicación.

Además, el calendario de temporada regular posicionó a la franquicia en cinco partidos con horario estelar. De acuerdo a CNN, los cinco juegos televisados a nivel nacional en una temporada fue un récord de franquicia para los Buccaneers, uno más que el que tuvo el equipo en 2003 después de ganar el Super Bowl.

Todos los partidos de la ronda divisional permitirán un porcentaje de asistencia del público. Los Packers permitirán la entrada de 6,000 abonados y personal médico al Lambeau Field; los Bills recibirán a aproximadamente 6,700 espectadores; los Chiefs esperan contar con 16,000 aficionados en el Arrowhead Stadium y el Mercedes-Benz Superdome, casa de los Saints, solo tendrá capacidad para 3,000 personas.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx