La Liga MX buscaba 50 millones de pesos por un contrato por tres años para que una marca le diera nombre al torneo femenil. El proceso duró algunas semanas y estuvieron involucradas empresas publicitarias que servían como intermediarias o enlaces con las posibles empresas  interesadas, pero después de un tiempo se determinó desierto el proceso.

“Hoy, la Liga Femenil es deficitaria. Es una Liga que vivía con base en las aportaciones de los dueños de los clubes. Hoy, este recurso va a ayudar a que podamos cimentar las bases del crecimiento y desarrollo. Cuando consolidemos, vamos a poder dirigir más recursos hacia el trabajo de fuerzas básicas.

“La idea es que en un futuro cercano, cuando tengamos números negros, podamos tener divisiones paralelas como tenemos con la Sub 17, Sub 20, 15 y 13 en la varonil. La idea es ir hacia ese camino también”, declaró Enrique Bonilla sobre el destino y, sobre todo, si los ingresos por el patrocinio de BBVA a la Liga Femenil estarían etiquetados a un rubro en especial, como se determinó en el acuerdo con la Liga MX (varonil), donde los ingresos tienen como destino exclusivo el desarrollo de la Fuerzas Básicas.

De acuerdo a una proyección sobre la cantidad que se repartiría a cada uno de los 19 equipos del torneo femenil, les corresponden 2.6 millones de pesos anuales, tomando en cuenta la cifra que busca la Liga MX. Ninguna de las dos instituciones que firmaron el contrato informó sobre el valor de contrato de patrocinio para el torneo femenil, que durará hasta el 2021.

“Es para el futbol femenil, y cada club definirá si lo pone en salarios, infraestructura, en operación. Cada club tendrá la libertad de administrar esos recursos, pero son exclusivos para el futbol femenil”, dijo José Riestra, director de Futbol de Orlegi Sports, propietarios de Santos Laguna y Atlas.

El futbol femenil en México comienza su tercera temporada este fin de semana, y entre los cambios que se confirmaron para el inicio del ciclo 2019-2020, además del patrocinio de naming del torneo, se encuentra el incremento al tabulador salarial para las jugadoras.

Hace dos años, la recomendación de la Liga MX era que las jugadoras recibieran 2,500 pesos mensuales como apoyo económico, y también ayudaban a que terminarán sus estudios con becas académicas.

Para este torneo, los directivos del futbol mexicano determinaron aumentar el ingreso mínimo para las futbolistas a un rango de 10,000 pesos mensuales, pero los clubes tienen libertad de invertir el dinero que generen o estén dispuestos a dar de sus cuentas para aumentar el valor de los contratos de las jugadoras.

“Era evidente que poco a poco se iban a interesar patrocinadores para que la Liga obtuviera mayores recursos y que se fuera generando más interés de los aficionados. Hay instituciones que están apostando por el desarrollo del futbol femenil. Se tendría que invertir en infraestructura, mejores canchas, vestidores. La calidad de los entrenadores es buena, quizá mejorar los sueldos”, comentó José Luis Arce, quien fue vicepresidente de Capacitación de Talento en Pumas hasta el torneo pasado.

Además de los salarios, otro rubro que modificará el gasto de los equipos de la Liga MX Femenil en este torneo es la logística de los juegos de visitante, porque ahora tomará el mismo formato que la competencia de hombres. Es decir, ya no habrá división por regiones y dos grupos. Será un torneo con visita recíproca entre los 19 equipos.

El directivo de Orlegi Sports indicó que la Liga MX Femenil es un proyecto de mediano y largo plazos, pero que en los dos años de existencia del torneo ya hay rasgos de cambio en la dinámica de las condiciones e ingresos de las jugadoras.

“Todos los apoyos son importantes. Hoy es una Liga deficitaria, donde los clubes junto con la Liga hemos decidido impulsarla, ir creciendo poco a poco. Sin duda la aportación que realizará el nuevo patrocinador de la Liga ayudará a reducir las pérdidas en los clubes y ayudará a mejorar las condiciones”, expresó José Riestra.

La cifra que ingrese cada club por el patrocinio de BBVA sí tendrá impacto en el gestión de algunos clubes, sobre todo de los que todavía no consolidan su proyecto de futbol femenil, porque en los casos de Tigres, Monterrey, América y Pachuca ya llevan delantera en cuanto a la administración de los planteles de mujeres.

El vicepresidente de Orlegi Sports agregó que no existe mucha diferencia entre la logística y operación del equipo femenil, en cuanto a los viajes a los equipos de Primera División, “por lo menos en nuestros clubes así lo hacemos, y en términos de salarios y cuerpos técnicos venimos trabajando en mejoras constantes”.

El crecimiento en los salarios ha sido importante en términos porcentuales. Las nóminas de los clubes han crecido más de 200% desde el inicio de la Liga Femenil. Inició de una forma semiprofesional y hoy ha tomado un tema profesional a 100 por ciento.

En cada partido de visita, un club gasta entre 50,000 y 70,000 pesos en viajes, y la cifra aumenta si el traslado es por vía aérea. Por gastos de traslado, un equipo desembolsará al año 1.2 millones de pesos, aunque el gasto depende de la conexión, distancia, y condiciones de viaje, terrestre o aéreo, que aumenten dicha cantidad.