El 5 de octubre dará inicio la temporada 2021-22 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), con garantía de contar con público en las gradas y continuará regida por el protocolo sanitario para prevenir los contagios por coronavirus.

La LMP demostró tener la capacidad de anteponerse a la adversidad en 2020, decidiendo soportar las pérdidas y mantenerse a flote a pesar de la crisis que provocó la cancelación de la liga de verano; este 2021 celebrará 77 años de existencia de manera ininterrumpida.

Esta temporada tendrá la participación de los mismos 10 equipos que la anterior y los vigentes campeones, Tomateros de Culiacán, nuevamente con el manager Benjamín Gil, irán por el tricampeonato. Cabe recordar que el campeón representará a México en la Serie del Caribe.

Omar Canizales, presidente de la liga, señaló que está confirmada la presencia de la afición en los parques, aunque los porcentajes de aforo serán dictados por los tres niveles de gobierno de a cuerdo al semáforo epidemiológico.

En ese sentido, señaló que uno de los retos más importantes está temporada será el hacer del entendimiento de la afición que el distanciamiento social y las medidas de seguridad sanitaria no han quedado de lado.

“La parte de seguir generando conciencia con nuestra afición de que la normalidad no ha vuelto, de que tenemos que seguirnos cuidando para vernos en los parques de pelota (...) Hemos preparado un protocolo con un plan con las instrucciones que se van a dar en el estadio y que nos ayuden a que la gente pueda ir y disfrutar del beisbol, ese quizá es el reto, el que las autoridades vean que nuestro aficionados son gente muy consciente y que cada vez nos permitan meter a más gente en los parques”.

El directivo compartió que está temporada se ha engrosado el protocolo sanitario, al mismo tiempo que los factores que permiten disminuir el riesgo de contagios por covid-19 es el conocimiento que ya se tiene del virus y los niveles de vacunación entre la población.

“El año pasado tuvimos una gran experiencia, hicimos un protocolo que se fue ajustando conforme lo fuimos viviendo día a día. Tuvimos un momento muy doloroso en el que tuvimos que decidir parar 11 días para reforzar los protocolos y para la recuperación de todos los jugadores que se habían contagiado, pero afortunadamente el 98% fueron asintomáticos. Eso nos permitió terminar la temporada perfectamente”.

deportes@eleconomista.mx