El interés del Abierto de Australia, que comienza hoy en Melbourne ,no estará sólo en las pistas; habrá que mirar a las tribunas reservadas para los entrenadores, con leyendas del tenis como Boris Becker o Stefan Edberg dirigiendo las carreras de las estrellas actuales.

Es la tendencia del momento. Elegir un gran nombre del tenis que, normalmente lleve varios años fuera del circuito, y convertirle en entrenador o consejero, para obtener un plus en la pista.

El movimiento lo inició en diciembre del 2011 el británico Andy Murray, que fichó al estadounidense Ivan Lendl, antiguo número uno y vencedor de ocho torneos Grand Slam.

La iniciativa inspiró al serbio Novak Djokovic y al suizo Roger Federer, que en las últimas semanas han incorporado a su equipo a otros dos exnúmeros uno y rivales en la década de los 90.

Djoko ha optado por el alemán Boris Becker, y Feds, tras un 2013 en el que sólo ganó un torneo (Halle), ha elegido al sueco Stefan Edberg como consejero.

Estoy contento de tener a Boris conmigo y de ver a tantas leyendas del tenis convertirse en entrenadores. Es muy positivo para el tenis, ya que supone una mayor expectación , dijo Djokovic, que busca su cuarto Abierto de Australia consecutivo.

Es interesante. Es bueno para el tenis ver a todos estos grandes implicados en una nueva perspectiva del juego , añadió Murray, al que la elección de Lendl coincidió con sus mayores éxitos, incluido el histórico triunfo en Wimbledon del año pasado.

Tras haber perdido sus cuatro primeras finales de torneos del Grand Slam, Murray optó por los consejos de Lendl, que vivió una situación similar al comienzo de su carrera, en los años 80.

Tras iniciar su colaboración, el escocés ganó el Abierto de Australia en el 2012, la medalla de oro en los Juegos de Londres 2012 y Wimbledon 2013.

Quién ha ganado un torneo de Grand Slam sabe cómo ganar los partidos de tenis, comprende la táctica, la presión (...) Sabe cuál es la mentalidad necesaria para ganar los partidos y comprende mejor la toma de decisiones en la pista con la presión , explicó Murray.

En contra de todo pronóstico, Djokovic anunció a finales de año el fichaje de Becker. El alemán ha aceptado el desafío con la misma determinación que le llevó a ganar seis títulos de Grand Slam.

El tenis ha cambiado mucho, ahora está más basado en el juego de fondo de pista. Pero pienso que su juego de volea y su carácter agresivo me pueden ayudar , argumentó Djokovic sobre su elección.

Federer, por su parte, ha convencido a Edberg para que dedique 10 semanas en el 2014 a aconsejarle. Considerado por muchos el mejor jugador de volea de la historia, el sueco, vencedor de seis torneos del Grand Slam, ya ha pasado una semana con Federer en Dubai y ahora estará con él durante el Abierto de Australia.

Es muy difícil jugar como él. No creo que sea posible jugar todo el tiempo saque-volea, porque ahora muchos jugadores son muy fuertes devolviendo la bola , explicó el suizo.

No he comprometido a Edberg para saber cómo jugar una volea. Espero que me sirva más como inspiración y motivación , añadió Federer, que ostenta el récord de títulos de Grand Slam, con 17.