Kenley Jansen aceptó cambiar de posición en el diamante porque sería la vía más rápida para llegar a Grandes Ligas. Pasó de ser catcher a pitcher.

Primero firmó como catcher con los Dodgers en el 2004, posición que ocupó durante cinco años en Ligas Menores y también fue receptor titular en el representativo de Países Bajos en el Clásico Mundial del 2009.

Para mediados de ese mismo año, las cosas cambiaron para el originario de Willemstad, Curazao, ya que sus instructores en el Inland Empire 66ers, sucursal clase A de los Dodgers, observaron que podría ser pitcher.

Kenley Jansen escuchó los argumentos de los coaches, que le sugirieron cambiar de posición para llegar antes a las Grandes Ligas.

El tiempo que le indicaron fue de dos años, situación que el jugador no creyó.

El promedio de bateo de Kenley en los 26 encuentros que disputó en la temporada del 2009 con Inland Empire fue de .202. Su mejor promedio de bateo lo registró en su primer año en ligas menores, con .304.

El beisbolista acepta ocupar el cambio de posición y ese periodo de transición fue bajo la tutela de Charlie Hough, que en aquel momento era el coach de pitcheo en la sucursal Clase A de Los Angeles.

La espera para el jugador de Curazao fue menor, el primer juego que lanzó en Ligas Menores fue el 30 de julio del 2009, con los Inland Empire 66ers y en noviembre fue colocado en la lista de los Dodgers. Aunque su debut en las Grandes Ligas se da un año después, el 24 de julio del 2010, en un partido ante los Mets en el que permaneció un inning en la loma y ponchó a dos jugadores.

El trabajo realizado por el cerrador le ha permitido colocarse, en las tres últimas campañas, entre los primeros cinco lugares en relación con el número de salvamentos en la liga. En dos ocasiones ha sido nombrado como el relevo del año de la Liga Nacional (2016 y 2017).

La fase regular 2017 concluyó con 41 salvamentos y una efectividad de 1.32. Jansen, de 31 años, lo  describió como un año increíble y respecto al 2018 añadió: “Empecé un poco lento, escuché mucho a mi coach de pitcheo, tuve mucha confianza en mí y cuando tienes paciencia las cosas salen bien”.

Cabe señalar que en agosto se dio a conocer que el cerrador de los Dodgers tenía problemas cardíacos —latidos cardiacos irregulares, complicaciones que ya había enfrentado en el 2011 y 2012— y esto obligó que fuera baja por más de una semana. Aún está pendiente que el beisbolista se someta a una cirugía por segunda vez.

En relación con la presión que significa estar en Grandes Ligas y en particular en la novena de los Angeles, indicó: “Trato de no pensar en muchas cosas. Pitchear en las Grande Ligas tiene muchas presiones y con los Dodgers siempre tienes la presión de hacer out”.

¿Cómo describes al manager Dave Roberts?

Es lo mejor. Dave Roberts es uno de los managers que me ha ayudado a crecer, hacer las cosas bien. Soy un jugador más maduro por él, me dice cuando hago bien las cosas o cuando lo hago mal, y cuando eso sucede me ayuda.

¿A qué jugador admiras?

Todavía veo muchos videos de Mariano Rivera, él también tiraba la recta cortada o cuttler, aprendo del mejor cerrador y miro como controlaba el juego.

La frecuencia con la que el cerrador de los Dodgers realizó el mismo lanzamiento en la fase regular fue de 83.8% y al menos en la fase regular retiró a 63 adversarios. Es un lanzamiento que, indicó, realiza cuando está en problemas y es el que le da confianza para eliminar a sus oponentes.

Dodgers-Boston, duelo de históricos en Serie Mundial

Los Medias Rojas de Boston y los Dodgers de Los Angeles rara vez se han cruzado en octubre. Sólo habían sido rivales en una Serie Mundial, y eso fue hace más de un siglo.

De hecho, Clayton Kershaw ni siquiera ha lanzado en Fenway.

De cara al primer juego la noche del martes, los Dodgers han vencido a los Medias Rojas en Boston sólo una vez. Ello ocurrió el 12 de junio del 2004.

Dave Roberts, quien dirige a Los Angeles en su segundo Clásico de Otoño consecutivo menciona:

“Dos franquicias históricas frente a frente. Será una tremenda serie. Me encanta la idea de volver a Fenway. En lo personal, guardo lindos recuerdos de los Medias Rojas y Fenway me encanta”, dijo Roberts.

Chris Sale será el abridor de Boston en el primer partido y acaba de pasar una noche en el hospital por una enfermedad estomacal.

Mientras que Los Angeles intenta atrapar su primer campeonato desde que Kirk Gibson, Orel Hershiser y Tommy Lasorda lo consiguieron en 1988.

“No importa cómo se pudo llegar. Repetir lo del año pasado resulta increíble. No queremos volver a perder, así que estaremos listos”, dijo Kershaw.

En un equipo repleto de talento, el nuevo rostro de los Dodgers en esta Serie Mundial es el del estelar torpedero Manny Machado, adquirido en un canje en un julio con Baltimore.

La consigna de vencer a un equipo de Los Angeles volverá a resonar en la ciudad.

Es una que se ha escuchado durante muchos años en Boston, pero en otro deporte, coreada por los fanáticos de los Celtics durante la rivalidad Larry Bird-Magic Johnson. El exastro de los Lakers es uno de los dueños de los Dodgers.

Los Dodgers, con mucho orgullo, rompieron la barrera racial cuando Jackie Robinson debutó en 1947.

Los Medias Rojas fueron el último club de las mayores en incorporar a un jugador de raza negra, en 1959 con Pumpsie Green.

Décadas después, los equipos hicieron historia. Reunieron a 115,300 espectadores, la mayor cantidad en un juego de béisbol, para una exhibición en el Coliseo en el 2008 a fin de conmemorar el aniversario 50 de la mudanza de los Dodgers de Brooklyn a Los Angeles.

En total, los Medias Rojas dominan 8-7 ante los Dodgers desde los juegos interligas en 1997. Boston no ha recibido a Los Angeles desde el 2010 y no se han medido desde el 2016.

Tampoco son muchos los jugadores que han coincidido en ambos clubes.

Como un ágil jardinero, Buckner apenas comenzaba su carrera cuando formó parte de los Dodgers al alcanzar la Serie Mundial de 1974.

Mermado físicamente, era el primera base que dejó que un rodado de Mookie Wilson se le colara entre las piernas cuando Boston no pudo sentenciar la Serie Mundial de 1986 ante los Mets de Nueva York.

Pedro Martínez inició su carrera como relevista de Los Angeles antes de afianzarse como un abridor dominante para Boston.

Manny fue un excéntrico toletero que brilló primero con los Medias Rojas ante de ser transferido a la Costa Oeste.

Nomar Garcíaparra, Adrián Beltré y Rickey Henderson son otras figuras destacadas que han jugado en ambos equipos. Otro que lo hizo es el abridor de los Dodgers Rich Hill en el 2015, el oriundo de la región de Boston lanzaba en una liga independiente cuando resucitó su carrera con los Medias Rojas.

Se esperan temperaturas contrastantes en ambas costas para el primer duelo el martes.

El termómetro debe caer a los 6 grados centígrados en Fenway, el estadio más vetusto de las mayores.

El calor se sentirá en el sur de California, aunque sin alcanzar el récord de 40° C para el partido inaugural de la edición del 2017 en el Dodger Stadium, que con 56 años, es el tercero más viejo. (Con información de Agencias)