Ciberpiratas rusos irrumpieron en la base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y publicaron en Internet información médica confidencial de algunos atletas estadounidenses.

La AMA informó el martes que el ataque dirigido a algunas mujeres del equipo estadounidense que compitió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro fue realizado por el grupo de espionaje cibernético ruso Fancy Bears.

Los hackers revelaron registros de excepciones de uso terapéutico que permiten a los atletas utilizar sustancias que están prohibidas a menos que exista una necesidad médica verificada.

Fancy Bears publica los resultados de los controles antidopaje realizados durante los juegos de Río a la gimnasta campeona olímpica Simone Biles; Elena Delle Donne, del equipo femenino de baloncesto de Estados Unidos, y las hermanas Venus y Serena Williams. De las dos primeras aparecen trazas de sustancias prohibidas, aunque junto a ello figuran también los certificados que aprueban el uso de medicamentos con fines terapéuticos. De las tenistas se han desvelado únicamente los certificados que las autorizan a tomar diferentes sustancias prohibidas.

La AMA advirtió previamente de ciberataques luego de que sus investigadores publicaron un informe sobre un sistema de dopaje patrocinado por el gobierno ruso.

Estos actos criminales están comprometiendo en gran medida el esfuerzo de la comunidad mundial antidopaje por restablecer la confianza en Rusia , dijo el director general de la Agencia Mundial Antidopaje, Olivier Niggli, en un comunicado.

La AMA indicó que extendió su investigación ante las autoridades policiacas pertinentes .

El mes pasado los ciberpiratas obtuvieron la contraseña de una base de datos de la corredora rusa Yuliya Stepanova, una denunciante y testigo clave para las investigaciones de la AMA. Ella y su esposo, un antiguo funcionario de la agencia antidopaje rusa, viven ahora en una localidad no revelada en América del Norte.

El Comité Olímpico Internacional refirió que condena enérgicamente tales métodos que apuntan con claridad a dañar la reputación de los atletas limpios .

El COI puede confirmar, sin embargo, que los atletas mencionados no violaron las normas antidopaje durante los Juegos Olímpicos Río 2016 , afirmó el órgano olímpico.

Los responsables detrás de la violación adoptaron el nombre de Fancy Bears, una aparente ironía en referencia a una colección de ciberpiratas que muchos investigadores de seguridad han asociado desde hace tiempo con Rusia. En un comunicado publicado en su sitio de Internet la mañana del martes el grupo proclamó su alianza con Anonymous, el movimiento de hackers vengadores en línea, e indicó que se introdujo en la AMA para mostrar al mundo cómo se ganan las medallas olímpicas .

Empezaremos con el equipo estadounidense, que ha puesto su nombre en desgracia por sus victorias contaminadas , sostuvo el grupo y añadió que más revelaciones sobre otros equipos estaban por venir.

Los registros de Internet insinúan que los envíos de información de Fancy Bears se han elaborado durante al menos dos semanas; su sitio de Internet fue registrado el 1 de septiembre y su cuenta de Twitter creada el 6 de septiembre.

Los mensajes dejados al grupo no fueron devueltos de manera inmediata.