Los promedios en la NBA son la carta de presentación de los jugadores, de su trabajo en la duela. Las estadísticas individuales y por equipo son la mejor arma para intentar adelantarse a los hechos y designar un favorito, etiqueta que en esta final ostenta el Miami Heat.

El equipo de LeBron James y compañía se metió, en la temporada regular, al top 10 en tres rubros: puntos, rebotes y puntos permitidos; en asistencias se ubicó en los últimos lugares.

En el primer departamento, Miami ocupó el octavo puesto al promediar 102.1 puntos por partido. En rebotes se quedó en el noveno sitio con 42.1 y en puntos aceptados fue sexto al permitir 94.6 puntos en promedio. En asistencias fue de los cinco más bajos con apenas 20 por juego y por ello se quedó en el sitio 26.

Los Dallas Mavericks, por su parte, se metieron al top 10 por equipos en asistencias y puntos permitidos. En asistencias destacaron al ocupar el segundo lugar con 23.8 y en puntos permitidos rescataron la décima plaza con 96 puntos aceptados.

Mientras que en puntos por juego se instalaron en el sitio 11 con 100.2 puntos por juego y en rebotes se quedaron a media tabla al ocupar la plaza 14 con 41.4 asistencias.

En los suplentes está la clave

La producción de Miami se centra en sus tres estrellas: LeBron James (26), Dwyane Wade (23.7) y Chris Bosh (18.6), quienes, según sus promedios, le aseguran al equipo 68.3 puntos por partido. La adición de sus compañeros James Jones (6.5) y Mario Chalmers (6.1), quienes completan el equipo titular, les da como resultado 80.9 puntos por partido.

La banca del equipo de Erik Spoelstra entrega 19.5 puntos por juego y en esta serie tendrá que ser más efectiva.

En cambio, la banca de los Mavs reporta 26 puntos, ventaja que tienen que aprovechar los dirigidos por Rick Carlisle para darle fuerza al primer equipo.

Los titulares de Dallas aseguran, en promedio, 75.7 puntos por juego.

Los tripleta integrada por Dirk Nowitzki (28.4), Jason Terry (17.3) y Shawn Marion (11.2) le ofrece 56.9 puntos por duelo. La integración de Jason Kidd (9.9) y del puertorriqueño José Juan Barea (8.9) eleva el puntaje a 75.7 unidades.

Miami, con ventaja en las apuestas

Para las casas de apuesta el Heat de Miami es el claro favorito al título y así se reflejan en los momios. En la serie, al mejor en siete partidos, Miami tiene 1.55 y Dallas tiene 2.50. Es decir, por cada dólar apostado a Miami se ganan 55 centavos y por los Mavericks se puede ganar 1.5 dólares por cada billete verde. Los especialistas aseguran que la serie terminará en seis juegos y con ventaja para Miami por 4-2.