Si hay una posición que no tiene dueño en la Selección de Futbol de España, esa es la de centro delantero. El inminente debut de Diego Costa con la Furia Roja responde a la inestabilidad en la posición y el rendimiento goleador de los atacantes, que en los últimos 17 partidos han aportado apenas la mitad de los goles del combinado nacional, y ninguno de los 15 delanteros que han cargado con la responsabilidad de los goles ha podido llegar a la mitad de los juegos como titular indiscutible.

El llamado del futbolista nacido en Brasil tiene sustento en tener el segundo mejor rendimiento goleador entre los jugadores que optan por el puesto de atacante por España. En las últimas tres temporadas, con Atlético de Madrid y Rayo Vallecano, Diego Costa mantiene un ritmo de un gol cada 131 minutos y sólo es superado por Álvaro Negredo, que marca un tanto cada 124 minutos. Las cifras consideran todos los partidos jugados por los futbolistas desde el ciclo 2011-2012 a la fecha.

En la producción de goles, ya sea anotando o asistiendo, el atacante del Manchester City también es el más productivo, con un total de 90 goles provocados; Roberto Soldado también provoca 90 tantos aunque jugando, en promedio, 12 partidos más.

Aunque Costa en la suma de goles (57) y asistencias (24) provoca 81 tantos, la cifra la alcanzó con apenas 7,475 minutos en los últimos tres ciclos y con 30 partidos menos jugados que Fernando Torres, 82 goles provocados, y Pedro Rodríguez, incidiendo en 85 goles, que superan la marca del hispanobrasileño.

Y es que, en los últimos 17 juegos de España –amistosos, clasificatorios y de Copa Confederaciones– los seis centros delanteros que compiten por el puesto con Costa han aportado el 52% (19 goles) de los 36 tantos totales del equipo. Además, David Villa, con siete apariciones como titular, es el jugador más constante en la posición y, aun así, no llega a la mitad de los juegos arrancando desde el inicio.

Por eso, Vicente Del Bosque ha recurrido a nuevas variantes tácticas, como habilitar a Cesc Fábregas como falso nueve y, con cinco apariciones como titular, es el segundo delantero predilecto del técnico; incluso el equipo abandonó en seis partidos el tradicional 4-3-3 para sólo jugar con un atacante.

Diego Costa deberá mostrar ante Italia su valía en un equipo que necesita producción de goles.