¿Cuánto pierden las federaciones por no jugar en un Mundial?   En primera instancia, dejarán de percibir los 10 millones de dólares que FIFA otorga a los participantes y a esa cantidad hay que sumarle otras más, como la devaluación de los derechos de televisión, los premios o bonos que dejarán de recibir por sus patrocinadores, las pérdidas por la venta de camisetas, juegos amistosos, entre otros rubros.

El Economista enlista tres casos significativos de selecciones (Italia, Chile y Estados Unidos) ausentes del mundial de Rusia 2018 y que tuvieron repercusión en su estructura deportiva y financiera.

Los 10 millones de dólares (dos millones por calificar al Mundial y ocho millones por participar en la fase de grupos) representan apenas 6.5% del presupuesto anual de la Federación Italiana y 10% para los estadounidenses, pero para la Asociación Nacional de Futbol Profesional de Chile (ANFP) significan cinco años de sueldo de su nuevo entrenador, Reinaldo Rueda.

Chile y un contrato en duda

Fueron varias semanas de negociaciones entre Reinaldo Rueda y la ANFP para llegar a un acuerdo para que el colombiano se convirtiera en el nuevo estratega de la selección chilena. La diferencia más importante tenía que ver con el salario del entrenador, que fue negociado de 4 millones de dólares anuales, a los 2 millones de billetes verdes que medios chilenos consignan que ganará el técnico.

En el 2015, y como parte de la atmósfera ganadora de Chile, la ANFP firmó un contrato de 56 millones de dólares con Nike para vestir a la selección sudamericana por ocho años. Con la marca estadounidense, el equipo andino se coronó en la Copa América Centenario, pero su debacle en la eliminatoria lo marginó del Mundial.

La empresa de ropa deportiva tuvo que cancelar la presentación de la playera que usaría la selección en el mundial. El gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago, George Lever, indicó a medios chilenos que no ir al Mundial “afectará el consumo de las categorías más activas para eventos de esta importancia, como pantallas de televisión, smartphones, alimentos, bebidas y, por supuesto, indumentaria deportiva”.

También, datos obtenidos por El Economista señalan que la selección chilena, después de la obtención de la Copa América Centenario 2016, llegó hasta el tercer escalón de ingresos por partidos amistosos, sólo por detrás de Argentina y Brasil.

La ANFP llegó a reportar ingresos de hasta 800,000 dólares por cada partido amistoso.

“Ahora, nosotros somos los sparring de las selecciones calificadas al mundial y ya no es lo mismo. hoy en día, con suerte pueden pagar 200,000 dólares y cubrir los gastos de traslado y hospedaje”, menciona Carlos Soto, expresidente del sindicato de futbolistas de Chile, ahora abogado y asesor deportivo de clubes de futbol en su país.

La consolidación del futbol en Estados Unidos

Según ESPN, después del mundial de Brasil 2014, el futbol en Estados Unidos creció en interés a tasas de 9.7% anual. Ése fue uno de los motivos para que Fox Sports invirtiera 400 millones de dólares en los derechos de transmisión de los mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022, sólo para idioma inglés.

La ausencia de Estados Unidos de su primer mundial desde 1986 creó alarmas en la televisora estadounidense que, aunque expresó en un comunicado que mantendría su oferta de transmisión de más de 350 horas de programación, en meses pasados tuvo interés de crear un torneo alterno al mundial, con selecciones que tampoco calificaron al mundial de Rusia 2018.

Sports Illustrated calculó que las pérdidas para la Federación de Futbol de Estados Unidos ascendían a más de 120 millones de dólares.

Para David Neal, vicepresidente de producción de Fox Sports, las transmisiones en Estados Unidos tendrán un gran impacto durante los juegos en los que participen Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar, las tres figuras del balompié mundial.

“Que nos hubiera gustado tener a los Estados Unidos en el mundial, por supuesto que sí, pero el hecho es que, en lugar de poner atención en una sola selección, haremos énfasis en 32 selecciones”, declaró el directivo en el podcast Planeta Futbol,del periodista estadounidense Grant Wahl, y comparte de la muestra estrategia de contenido ante la ausencia de la selección estadounidense.

Además, Estados Unidos sólo tendrá un rival mundialista en los próximos meses, ya que enfrentará a Francia. El resto de los compromisos del equipo estadounidense son selecciones que no calificaron a Rusia 2018, como Bolivia, Paraguay y República de Irlanda.

Derechos de transmisión en Italia se devaluaron 2.3 veces

Las televisoras RAI y Sky Italia invirtieron 180 millones de dólares por los derechos de transmisión del mundial de Brasil 2014, pero para la justa de Rusia 2018 sólo Mediaset ofertó por la transmisión de partidos en Italia y pagó 78 millones de euros, lo que significa 2.3 veces menos dinero que hace cuatro años.

La televisora pública RAI y el canal de deportes desembolsaron 180 millones hace cuatro años, en parte a que los partidos de la selección italiana generaban entre ocho y 12 millones de televidentes, aunque en fases finales el número de personas se podía duplicar.

Ante la poca demanda por los derechos de transmisión, la televisora italiana Mediaset pudo obtener la transmisión de partidos en Italia con 102 millones de dólares menos que en el 2014.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx