Sandro Rosell presentó su dimisión como Presidente de Barcelona en medio de una investigación de la justicia española por irregularidades en el fichaje de Neymar.

Josep María Bartomeu, hasta ahora vicepresidente deportivo, quedará al frente del club catalán, y anunció que cumplirá el resto del mandato de Rosell hasta el 2016.

La dimisión abre una crisis institucional en uno de los clubes más importantes del mundo y se produjo un día después de que un juez español admitiera a trámite la ?querella de un socio barcelonista contra Rosell por apropiación indebida en la contratación del delantero brasileño.

Rosell fue elegido Presidente por los socios en junio del 2010 tras dos mandatos consecutivos de Joan Laporta. Tenía previsto presentarse a la reelección en el 2016. El último Presidente de Barsa en dimitir fue Joan Gaspart en el 2003.

La justicia española confirmó que encuentra indicios de delito en el fichaje de Neymar y requirió al propio jugador, a la FIFA, a Santos de Brasil y a Barcelona todos los informes de su contratación.

Rosell cifró en 57.1 millones de euros (74 millones de dólares) el coste de la operación. Sin embargo, según la denuncia de un socio del Barcelona, el precio real rozó los 95 millones de euros (128.8 millones dólares) por jugosas comisiones repartidas entre las partes.

En ese sentido, el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, consideró que Rosell pudo cometer un delito de apropiación indebida por distracción . Es decir, que los contratos firmados entre Neymar y Barcelona no responden a lo indicado en los mismos .

En los últimos días, además, una injusta y temeraria acusación de apropiación indebida ha desembocado en una querella contra mí en la Audiencia Nacional. Desde el primer momento he dicho que el fichaje de Neymar Junior es correcto y que la contratación ha provocado la desesperación y la envidia de algunos de nuestros adversarios , afirmó Rosell en la rueda de prensa.

Esta Junta Directiva es un equipo. Y este equipo lidera un proyecto que ya ha dado grandes frutos. No quiero que ataques injustos afecten negativamente la gestión y la imagen del Club. Y es por eso que pienso que mi etapa ha terminado aquí , agregó.

Rosell impulsó contrataciones importantes. Además de la de Neymar, ahora cuestionada, fichó a Cesc Fábregas, Jordi Alba, el chileno Alexis Sánchez y el argentino Javier Mascherano, entre otros, que ayudaron a apuntalar el proyecto barcelonista en torno de su indiscutible referente, Lionel Messi.

Lo que no pudo conseguir fue mantener a Pep Guardiola, ícono del barcelonismo, en el banquillo. La salida del técnico español en 2012 fue un duro golpe para el club.