Los dueños de equipos de la NFL aprobaron un nuevo reglamento que buscar aplacar el furor provocado por las protestas al entonarse el himno nacional, al permitir a los jugadores permanecer en el camerino durante la ceremonia pero con la obligación de ponerse de pie si salen a la cancha.

La decisión fue anunciada el miércoles por el comisionado Roger Goodell durante la reunión de primavera de la Liga en Atlanta.

En una señal de que los jugadores no fueron consultados, toda violación a la regla desembocará en multas al equipo, no a los jugadores. La Asociación de Jugadores de la NFL había advertido que se opondría a cualquier elemento del nuevo reglamento que fuera en contra del contrato colectivo de trabajo.

Los dueños dedicaron varias horas al polémico asunto, que captó la atención en la misma Casa Blanca.

Colin Kaepernick, exquarterback de los 49ers de San Francisco, empezó a arrodillarse durante el himno en 2016, una silenciosa pero poderosa protesta contra la brutalidad policial y la inequidad racial en el sistema judicial.

Otros jugadores se sumaron a la causa.