MELBOURNE.- El serbio Novak Djokovic se clasificó este viernes para la final del Abierto de Australia, al ganar con determinación una intensa batalla en cincos sets 6-3, 3-6, 6-7 (4/7), 6-1 y 7-5 contra el escocés Andy Murray (N.4), y jugará la final contra el español Rafael Nadal.

Djokovic, número 1 mundial y campeón vigente, jugará su tercera final en Melbourne, donde ya ganó en 2008, contra Nadal (N.2), que eliminó por 6-7 (5/7), 6-2, 7-6 (7/5) y 6-4 al suizo Roger Federer (N.3) en la otra semifinal el jueves.

"No tengo palabras para describir lo que pasó, el resultado lo dice todo. Físicamente fue agotador pero también muy duro emocionalmente. Estoy muy contento de estar en la final", dijo el ganador del duelo.

Se trata de la tercera vez consecutiva que el serbio y el español se encontrarán en una final de un torneo de Grand Slam (Djokovic se impuso las dos primeras veces, en Wimbledon y en el Abierto de Estados Unidos en 2011).

Con su victoria contra Murray, Djokovic tiene ahora una serie de 20 partidos sin perder en torneos de Grand Slam.

El serbio sale favorito contra Nadal, al que derrotó en seis finales el año pasado, aunque este viernes sufrió mucho físicamente contra el escocés, al que terminó ganando gracias a su determinación.

Djokovic, que el año pasado había eliminado a su rival con muchas menos dificultades en la final de Melbourne, aspira a ser el quinto jugador de la era Open (desde 1968) en ganar tres títulos seguidos de Grand Slam, después de que lo consiguieran Rod Laver, Pete Sampras, Federer y Nadal.

En la que será su séptima final de un 'grande', el serbio también intentará convertirse en el cuarto jugador de la era Open en ganar tres títulos o más en Melbourne, igual que Andre Agassi (4), Roger Federer (4) y Mats Wilander (3).

El partido entre los dos especialistas de la defensa empezó con un primer set desastroso para Murray, con 20 faltas directas y sólo cuatro golpes ganadores, que perdió 6-3.

En el segundo, el escocés conservó la calma a pesar de empezar perdiendo 2-0, redujo sus errores y ganó cuatro juegos seguidos. Ante un Djokovic que mostraba sus primeros signos de cansancio, Murray mantuvo la presión y se llevó la manga por 6-3.

El tercer set fue el más espectacular del partido, un combate de una hora y 28 minutos con intercambios casi imposibles en que ambos tenistas lo dieron todo. Sólo el primer juego duró 18 minutos.

Murray continuó acosando a su rival pero el serbio le mantuvo a raya a pesar de estar cada vez más cansado, en una batalla que fue tanto física como psicológica, y que Djokovic terminó ganando 6-7 (4/7).

En el cuarto set Murray pareció perder la concentración y el serbio se impuso por 6-1.

En la quinta y última manga, el escocés, ya agotado, logró sin embargo remontar de 5-2 a 5-5 y mantuvo todavía el suspense pero le faltó la energía y Djokovic ganó 7-5 y se llevó la victoria final.

"El final fue duro. Cuando remontas y te acercas al break es todavía más difícil. Pero estoy contento porque fui un jugador diferente, tenía una actitud diferente de la del año pasado. Estoy contento de la manera en qué luché", dijo Murray tras la derrota.

RDS