El tenista serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, se consagró campeón del Masters 1000 de Miami al derrotar en la final al escocés Andy Murray.

Djokovic, quien en semifinales había superado al argentino Juan Mónaco, demostró que sigue en plan grande y se impuso 6-1 y 7-6 ante Murray, que tuvo una reacción en el segundo set, cuando ya era demasiado tarde.

La victoria del serbio fue su tercera en Miami y significó una revancha de la derrota que había sufrido en ese torneo ante Murray en el 2009.

"Pienso que jugué un gran partido de principio a fin", dijo Djokovic, quien no perdió ningún set en todo el torneo.

"Pero con un jugador de tanta calidad (como Murray) uno nunca sabe, por eso está en la cima. El siempre se recupera, incluso cuando uno cree que tiene el control del partido, así que estoy muy contento por haber podido cerrarlo en sets corridos", agregó.

El número uno controló el juego durante casi todo el partido y consiguió un quiebre importante en el cuarto juego, cuando Murray cometió dos errores no forzados con su revés.

De todos modos, el escocés respondió positivamente y tuvo un punto para quiebre al siguiente juego, pero su oponente se las arregló para sostener su servicio.

El revés de Murray lo defraudó de nuevo en el siguiente game y dos golpes a la red le permitieron a Djokovic volver a quebrar y terminar llevándose el set cómodamente con su propio saque.

El segundo parcial fue más parejo, pero Murray debió luchar mucho para mantener su servicio y no pudo tener puntos para quiebre contra un confiado Djokovic.

El serbio de 24 años finalmente se impuso por 7-4 en el "tie-break" y sumó su segundo título del año tras haber ganado el Abierto de Australia.