En los últimos dos mercados de fichajes, América se ha vuelto el club mexicano que más futbolistas ha exportado a Europa, con la salida de Edson Álvarez, Diego Lainez, Agustín Marchesín, Mateus Uribe y Ulises Torres, por quienes recibió 49.7 millones de dólares.

Con dicha etiqueta, los rumores ahora se enfocan en Sebastián Córdova, a quien el diario portugués A Bola reveló que ha generado el interés del Manchester United, Benfica y Sevilla, en seguir el desarrollo del futbolista nacido en Aguascalientes para un posible fichaje.

A la par de su desarrollo deportivo, su valor en el mercado de fichajes ha ido en aumento. El año pasado el jugador estaba cifrado en 658,290 dólares, actualmente tiene un valor de 1.3 millones. Cantidad obtenida mediante el portal Transfermarkt, aunque de ser transferido al viejo continente, puede cambiar drásticamente la cifra, situación similar a la de Diego Lainez, que estaba valuado en 1.6 millones y su venta al Real Betis, supuso 15.4 millones.

Córdova nació el 12 de junio de 1998, fecha que involucra pertenecer a una generación nativa digital; lo que se ve reflejado en sus gustos.

El mismo futbolista en diversas entrevistas ha reconocido su interés por los videojuegos, especialmente por Fornite, juego en el que asegura puede pasar horas. Desde que llegó a vivir a la Ciudad de México, expresa que se volvió adicto al reguetón y a pesar de tener la habilidad de utilizar las dos pies, con el que comenzó todo fue el izquierdo.

Jesús Ramírez es uno de los encargados de que actualmente el jugador se desarrolle como profesional. En una entrevista con la página oficial del América, Sebastián comenta que él llegó a visorías con el club de Coapa a los 14 años, en las que Chucho Ramírez se acercó a él y le mencionó: “vente con nosotros, yo quiero que juegues con la Sub 15”.

Su formación se llevó a cabo con la Águilas; sin embargo, tuvo un préstamo al Necaxa en el Apertura 2018, después regresó al que hoy es su equipo. Con 22 años, en dos torneos con el primer equipo, suma tres goles y dos asistencias, su actuación más destacada la realizó en el pasado Clásico Nacional contra Chivas, donde anotó un doblete.

Córdova no estudió una carrera, su grado de estudios es hasta la preparatoria, que estudió dos años en la Universidad Insurgentes, a la que asistía en microbús con un grupo de amigos de su misma categoría; después la terminó en una escuela abierta a causa del poco tiempo que tenía por sus entrenamientos.

Su postre favorito es el pay de queso y uno de sus mayores miedos es tener una lesión de gravedad, a causa de una experiencia previa, así lo contó en entrevista con Récord.

“La lesión fue sobre el empeine, en el hueso escafoides. Si se me rompía todo, se me caía el arco del pie. Estaba en la Sub 20, iba a ir al Mundial. Santiago Baños habló conmigo, él estaba de director de Selecciones Nacionales. Me dijo que era muy arriesgado ir, que mejor me operara. La neta, tenía el sueño de ir al Mundial, pero por algo pasan las cosas, me operaron, quedé perfecto y aquí ando”, expresó.

Ante la situación, expresa que mucha gente le hablaba sobre el retiro, aunque él se mantuvo con la convicción de seguir, porque no creía que una lesión fuera suficiente para terminar con su carrera.

¿Les beneficia jugarlo?

Rivales del Tricolor: poco qué ganar mucho qué perder

La Selección Mexicana en la Liga de Naciones de Concacaf tiene como rivales a Bermuda y Panamá, que ocupan en el ranking de la FIFA el lugar 77 y 167, respectivamente.

Si México logra clasificarse a la semifinal y después a la final, los equipos con mejor ranking que podrían ser sus rivales son: Estados Unidos (21), Costa Rica (43), Honduras (67) y Canadá (75). Es decir, el máximo rival al que aspiran los dirigidos por Gerardo Martino, es la Selección de Estados Unidos, misma que ya enfrentaron en la final de la Copa Oro pasada.

¿Cómo aspirar a trascender en un Mundial cuando la mayoría de los rivales son equipos de menor jerarquía?.

“Para que México pueda dar un salto importante tendría que competir contra mejores selecciones. No le quito mérito a las de Concacaf, pero por ahí te puede competir Costa Rica, Estados Unidos y antes Honduras, pero nada más. Bermudas, Jaimaica, etcétera, pueden tener una campanada en algún partido, pero no vas a mejorar futbolísticamente, es más fácil que bajes de nivel a que subas”, expresa a El Economista, Carlos Hermosillo, referente del futbol mexicano y especialista deportivo en Telemundo.

Mientras que el ex futbolista Miguel España considera que el papel que tiene México contra los equipos de Concacaf no lo favorece en aumentar su nivel futbolístico y llegan a ser encuentros que además generan mucha presión por la superioridad que tiene con las selecciones a las que enfrenta.

“Tiene poco que ganar y mucho que perder. Este torneo ayuda más a las selecciones con menos roce internacional, seguramente Martino pondrá en algunos partidos jugadores jóvenes para verlos y sentir su comportamiento. Obviamente, cuando están en instancias finales, bienvenido un trofeo más. Aunque para México, como lo veo, es que si gana será algo normal, pero si pierde, comenzarán los cuestionamientos a Gerardo Martino”, comentó España.

¿Buen Negocio? El último partido de la selección disputado en suelo mexicano, fue en el amistoso contra Trinidad y Tobago en Toluca en el Nemesio Diez. En dicho partido se obtuvo un lleno de 60% para un doble encuentro, que fue Toluca contra Veracruz en Copa MX y luego el partido de México.

La baja en la asistencia fue tal, que los revendedores a las afueras del estadio rebajaron el precio de sus boletos en 100 pesos comparado con los costos que se manejaban en taquilla.

Aspecto que genera dudas en el interés que tendrán los partidos contra Bermudas y Panamá en el Estadio Azteca, a causa de que en el Apertura 2019, ni los clásicos de la ciudad han generado el público esperado.