Rayados de Monterrey se ha caracterizado por ser uno de los equipos mexicanos que más invierte en futbolistas. Por Maximiliano Meza, Rodolfo Pizarro y Vincent Janssen, gastaron 41 millones de dólares. Más del valor total de la plantilla de Pumas.

Meza, con 14.7 millones de dólares, se encuentra como el segundo fichaje más caro en la historia del equipo campeón del Apertura 2019, sólo superado por Rodolfo Pizarro, por quien invirtieron 16.2 millones de dólares.

Seis meses después de la contratación, el jugador argentino se devaluó 3.5 millones de dólares para quedar en los 11.2 millones con los que se encuentra actualmente. A pesar de ello, se mantiene junto a Carlos Salcedo, Guido Rodríguez y Rodolfo Pizarro como los futbolistas más caros de la Liga MX.

—¿Cómo lidiar con la presión que genera ser uno de los principales refuerzos de Rayados?

Trato de llevarlo tranquilo, siempre busco tener los pies sobre la tierra, no creerme más de lo que debo. Uno intenta trabajar día a día para aprender más, me toque o no jugar, el equipo ha tenido buenos resultados.

Se habla mucho de las cifras, pero uno lleva una carrera en la que ha trabajado para generar eso, por algo llegué a ese número. Ahora trato de demostrarlo, aunque me ha costado, siempre intento mejorar y eso me deja tranquilo, dijo Meza a El Economista.

El mismo mediocampista es consciente de que uno de los principales problemas con los que ha lidiado desde su llegada a Rayados es la falta de tiempo en cancha. En el Apertura 2019 jugó 1,130 minutos, lo equivalente a 12 juegos completos y logró un gol y una asistencia.

“Al arranque del primer semestre del 2019 todos estábamos en un nivel que no era bueno, después empezamos a levantar, tanto mis compañeros como yo. Por ahí no se nos están dando los minutos que uno quiere, pero cada vez que lo hago intento ser mejor, porque tenemos un equipo muy competitivo”, expresó.

Pese a que Meza no se ha convertido en uno de los nombres regulares en el once inicial de Monterrey, sus actuaciones incrementaron al ser de los principales cambios para el entrenador Antonio Mohamed.

En esta liguilla jugó en cinco de los seis partidos, dos como titular, y en tres entró de cambio. En los dos partidos de la final entró como suplente, e incluso en la de vuelta 5 minutos después de ingresar, Rayados obtuvo el gol del empate.

Al ser uno de los nombres que aportó para lograr el quinto campeonato en la historia de Monterrey, Maxi después del partido esbozaba una sonrisa, mientras tomaba de la mano a su hijo Stefano y era acompañado por su esposa Mel Laspina. Con ambos posaba para las cámaras con una pancarta que mostraba la leyenda “¡Sal a divertirte con la pelota Maxi!”, acompañado de una imagen del futbolista gritando gol.

Luego del campeonato, compartió la emoción de conseguir el segundo título en su trayectoria con Rayados: “Disfruto mucho, no siempre se juega una final, no siempre se vive esto. Creo que en el campo de juego se vio que me sentía bien y cómodo; por suerte pudimos salir campeones”.

[email protected]