Los clubes regios han encontrado una fórmula de éxito en repatriar a seleccionados mexicanos. Jugadores de la talla de Carlos Salcido, campeón con el PSV en Países Bajos, o Ricardo Osorio, campeón con el Stuttgart en Alemania, fueron fichados por Tigres y Monterrey, respectivamente, tras haber destacado en Europa. Poco importaron los sentimientos que pudieran tener con Chivas o Cruz Azul, los clubes que los formaron; decidieron volver para radicar en Nuevo León, donde encontraron otro tipo de atractivos.

El dato es claro: los clubes regios poseen dos de los capitales más fuertes de la Liga MX. En el Top 3 de jugadores con mejor salario se encuentran los franceses Florian Thauvin y André-Pierre Gignac, de Tigres, recibiendo seis y 4.5 millones de dólares al año, algo que se replica en el ranking de entrenadores con Javier Aguirre (Monterrey) y Ricardo Ferretti (ex Tigres), liderando en sueldos (hasta el Guardianes 2021) con cuatro y 3.8 millones.

Los respaldos financieros de Cemex y Femsa garantizan a los refuerzos de Tigres y Monterrey un salario más que competitivo, incluso en comparación con otros continentes. Aguirre, por ejemplo, llegó a ganar 2.4 millones de dólares anuales como seleccionador de Japón, casi la mitad que con Rayados.

Pero no solo el dinero los motiva a fichar por los clubes regios. Luis Fernández, CEO de UnderData, consultoría especializada en el data scouting, analiza para El Economista que también se trata de competitividad deportiva, pues son equipos que cuentan con cantidad y calidad en diferentes posiciones. Eso los mantiene con nivel para seguir en la selección mexicana.

“Regresan a estos equipos porque son los que tienen la capacidad de pagarles un sueldo diferente, pero también son clubes atractivos por el idioma, el estar en México y que es más fácil que se muevan sus familias (…) El último caso, de Héctor Moreno, es también porque quiere estar en buen nivel y en la MLS, por ejemplo, no iba a tener ese roce; regresa pensando en el Mundial 2022”.

Héctor Moreno es el jugador número 15 que ha repatriado un club regio desde 1989, hablando de mexicanos con experiencia en selección. Rayados lo ha hecho con siete: Javier ‘El Abuelo’ Cruz, Carlos Hermosillo, David Patiño, Ricardo Osorio, Carlos Rodríguez (se fue a préstamo a Toledo, España), Miguel Layún y Moreno.

Su vecino, Tigres, ha repatriado a ocho: Carlos Ochoa, Francisco Fonseca, Omar Bravo, Carlos Salcido, Taufic Guarch, Javier Aquino, Carlos Salcedo y Diego Reyes. Salcedo es el más caro de los 15, incluyendo a los de Monterrey, pues costó 10.4 millones de dólares tras haber sido campeón de copa en Alemania con el Eintracht Frankfurt.

La inversión total para Tigres en estos repatriados ha sido de alrededor de 21.2 millones de dólares, mientras que para Rayados ha sido de 4.7 millones, ya que han aprovechado que elementos como Layún y Moreno terminaban sus contratos para llegar en calidad de libres.

Además, con estos fichajes los clubes también ganan en impulso a su imagen y engagement. El anuncio del fichaje de Moreno generó más de 11,000 impactos solo en el Twitter de Rayados, mientras que la convocatoria de Funes Mori con el Tri causó cerca de 1,500.

—¿Se pueden considerar a estos fichajes como inteligentes o solo son caprichos de los clubes?

“Son inteligentes en cuanto a que son gente probada en la liga, puede que no sea el momento más oportuno de su carrera, puede que por ese precio te hubieras conseguido a alguien con un rendimiento muy similar en Sudamérica, pero lo que sí es que ya conocen muy bien el entorno. Ningún fichaje de estos viene por sus datos, evidentemente, sino porque son probados y seleccionados”, destaca el CEO de UnderData.

El sueldo del ex defensa central de la Roma, del PSV y del Espanyol, por mencionar a algunos de sus clubes, rondará en alrededor de dos millones de dólares anuales en Monterrey, lo que supera el rango entre 1.5 y 1.8 millones que ganó en su estancia en Qatar, de acuerdo con diversas fuentes.

No obstante, sus cualidades superan a las de los otros centrales de Monterrey. De acuerdo con un análisis de UnderData, Moreno posee un 87% de efectividad de pases hacia adelante, por 77 de César Montes y 71 de Sebastián Vegas; también es superior en efectividad de pases largos con 63% (Montes 56 y Vegas 52), así como en efectividad de pases progresivos con 85% (contra 76 y 72).

“La intención del ‘Vasco’ (Aguirre) es tener a alguien que saque muy bien la pelota desde atrás y Héctor Moreno claramente lo hace mucho mejor, ahí se nota una diferencia entre los tres. La otra cosa que le interesa al DT es que se acaben de pulir estos jugadores (Montes y Vegas) con el liderazgo de Moreno, que les aporte en seguridad y confianza”.

Esa exigencia deportiva está clara en los equipos regios desde hace 10 años. Los altos salarios demandan buscar títulos, como comentó Carlos Salcido en su llegada a Tigres en 2011: “Tengo 31 años y espero seguir siendo campeón. En México nunca lo he sido y vengo a hacerlo aquí”.

Casi el 50% de los repatriados de los clubes regios han respondido con un campeonato, pues seis de los 15 levantaron al menos un título de liga: Ricardo Osorio, Carlos Rodríguez y Miguel Layún con Rayados (en 2010 y 2019) y Carlos Salcido, Javier Aquino y Carlos Salcedo con Tigres (en 2011, 2015 y 2019).

“Si bien los equipos regios tienen un poderío económico importante, para consolidar esos proyectos es importante que no solo tengan la capacidad de comprar, sino también la visión de invertir en un área de inteligencia deportiva muy robusta que incluya ingenieros, matemáticos y scouts con una visión mucho más moderna, eso les va a dar el salto de calidad respecto a lo que están haciendo otros equipos en Europa y Estados Unidos”, concluye Luis Fernández.

fredi.figueroa@eleconomista.mx