Los deportistas de Camerún que abandonaron la Villa Olímpica durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012 lo hicieron tras recibir amenazas de algunos directivos.

Cinco boxeadores, la portera del equipo de futbol y un nadador desertaron, y fueron los pugilistas quienes dieron a conocer el por qué de su situación.

En declaraciones a la cadena británica BBC, los pugilistas manifestaron su deseo de ser campeones del mundo, algo que no podrían conseguir de haber regresado a su país.

"Nuestros dirigentes, los que estaban presentes en los Juegos con nosotros, son los mismos que nos amenazaban aquí, cuando un colega perdía", dijo Blaise Yepmou Mendouo.

Thomas Essomba aseguró que "no estamos aquí porque no queremos a nuestra patria, sino porque queremos practicar el deporte que amamos. No podemos volver a Camerún. Y si lo hacemos, no podremos entrenarnos más".

Mendouo reveló que los pugilistas eran amenazados con retirarles su pasaporte si perdían, y Essomba, quien busca un patrocinador para seguir con su sueño de ser monarca mundial, agregó que "si estuviera bien en mi país, no iría a buscar a otra parte".

EISS