A Nicolás Vigneri le tocó el inicio de una maldición que todavía acompaña a Cruz Azul: la de perder una final. Durante el Clausura 2008, cuando la Máquina regresó a la disputa por el título, tras 17 torneos sin éxito, el conjunto entonces dirigido por Sergio Markarián jugaba la final del futbol mexicano ante Santos.

El delantero uruguayo anotó su primer gol con los celestes, en su primer torneo en México, justo en la ida de la final; era el primer tanto del juego que hacía suponer que todo terminaría a favor de Cruz Azul, y para él en un sitio especial en el recuerdo de la afición.

La afición le exige mucho a los jugadores (extranjeros) que llegan con nombre. En mi caso y en el de la mayoría, venimos con la idea de repetir lo que hemos hecho en otros clubes, motivo por el que nos contratan , reflexiona Nicolás, ahora atacante de Murciélagos de Guamúchil, en la Liga de Ascenso.

Ha sido precisamente la categoría preestelar del futbol mexicano un refugio de jugadores foráneos. Para el Clausura 2016, la Liga de Ascenso tiene a 90 futbolistas no nacidos en México, entre naturalizados y extranjeros, que representan 20% de la suma de todas las plantillas con una edad media de 27.3 años.

Sin embargo, existe un rubro que se resiste al retiro, los futbolistas con más de 30 años (25 jugadores); algunos que ya pasaron por Primera División, división que consideran como tocar el cielo , pero ahora su sitio está en la categoría de plata.

No hay comparación , refiere Rodrigo Follé, lateral que milita en Leones Negros. El brasileño, ya naturalizado mexicano, describe el título que le dio el ascenso a Primera División con la UdeG como su mejor etapa como futbolista. En Primera División tocas el cielo, desde la forma en que viajas. Aquí (en la Liga de Ascenso) es más difícil y complicado , dijo.

Follé llegó hace 11 años al futbol mexicano, ha desarrollado toda su carrera en la Liga de Ascenso y, tras lograr llegar al Máximo Circuito con Leones Negros, apenas jugó 45 minutos en la Primera División.

No imaginaba llegar tan alto. Como futbolista uno busca tener minutos en Primera División, buscar otros horizontes, otras y buenas oportunidades y no se dan. Caigo en depresión , relata Follé.

Hace unas semanas, John Jairo Restrepo expresaba que, después de participar en clubes de la Liga MX, ahora que defiende la playera de Celaya tenía que dejar el ego a un lado. Trabajo y humildad , decía el exseleccionado nacional por Colombia, cuando los cafeteros buscaban no rezagarse en el complicado futbol sudamericano.

Para Nicolás Vigneri el futbol mexicano, aun la Liga de Ascenso, ofrece condiciones muy atractivas para los extranjeros. Por algo vienen, porque les conviene económicamente y les sirve. La Liga de Ascenso es más fuerte económicamente que muchos lugares de Sudamérica , expresó el uruguayo.

Aunque, tras su inesperada salida de Puebla, Vigneri jugó en la Segunda División de España, en su natal Uruguay, en las ligas de Ecuador, Perú e Indonesia. Después de pasar apenas un mes y medio en tierras asiáticas y no poder adaptarse al idioma y a una nueva cultura, regresó a su país, donde recibió la oferta de Murciélagos.

Se trabaja para que sea un mejor torneo. Hay equipos con muy buenos jugadores y buena infraestructura , describe Nicolás.

En palabras de Rodrigo Follé, la difusión y la imagen del torneo es otra. Muchas empresas y televisoras le dan énfasis, transmiten los partidos; eso ha sido un plus para que muchos jugadores, tanto mexicanos como extranjeros, quieran venir a la Liga , explica.

Entre los cambios que ha notado Follé en cuanto a los equipos de Ascenso, se encuentra el trabajo en fuerzas básicas, cosa que antes no había, sólo cuando el equipo era de Primera División , añade.

Con más de 30 años de edad, ambos se vislumbran jugando futbol profesional un par de temporadas más. La Liga de Ascenso es su hogar, lo defienden y tratan de aportar su calidad, aquélla que alguna vez estuvo al servicio de clubes de Primera División.