En conferencia de prensa Oliver Blume, Presidente del Consejo Directivo de Porsche AG, precisó que la organización puso en marcha un plan integral de descarbonización para alcanzar una huella de carbono neutra en toda la cadena de valor. Además de la transformación en los procesos de producción se suma la del portafolio de productos. En este sentido Porsche precisó que en 2025 la mitad de sus nuevos modelos tendrán un motor eléctrico mientras que para 2030 más del 80% serán eléctricos.

“Lanzamos un programa integral de descarbonización con un objetivo firme: para 2030, Porsche quiere tener una huella de carbono neutra en toda la cadena de valor. Lo lograremos evitando y reduciendo sistemáticamente las emisiones de CO2. Todas las plantas importantes, entre ellas Zuffenhausen, Weissach y Leipzig, tienen emisiones neutras de CO2 desde 2021. Hemos destinado más de 1200 millones de dólares (mil millones de euros) para la descarbonización durante los próximos 10 años. Ya hemos alcanzado el primer objetivo, pues el Taycan Cross Turismo, que fue presentado a principios de marzo, es el primer vehículo neutro en CO2 durante toda la fase de uso”, dijo Blume.

Además, en una teleconferencia de prensa Michael Steiner, Miembro del Consejo Directivo en Investigación y Desarrollo, adelantó que Porsche ya trabaja en el desarrollo del modelo Macan con una versión que será totalmente eléctrica. Cuestionado específicamente sobre los planes para los coupés deportivos y en particular del 911, respondió que no pueden adelantar información al respecto pero sí aclaró que existen varios desafíos en el desarrollo y concepción de un deportivo de dos puertas eléctrico como las baterías pues su peso afectaría profundamente la dinámica de la conducción.

marcos.martinez@eleconomista.mx