El uso de cubrebocas y mascarillas está multiplicándose indiscriminadamente. Muchas personas creen que si usan alguno de estos aditamentos estarán mejor protegidos contra el Covid-19 y no es verdad, incluso ante el uso desmedido de estos aditamentos, estamos colaborando para no dejar desprotegidos a quienes realmente lo necesitan, es decir, al personal médico, personas que están diagnosticadas con el virus o que presentan síntomas y cuidadores de los pacientes.

Se cree que los cubrebocas juegan un papel crucial para evitar la propagación, pero en realidad el virus no se encuentra suspendido en el aire, es necesario que una persona infectada con dicho virus lo transmita a través de sus secreciones y solo estarán expuestos quienes se encuentren a corta distancia, con el fin de evitar este tipo de contagio, en México se propuso la campaña Susana Distancia.

En otros países como España, el 13.4% de pacientes con Covid-19 provienen del personal médico, por ello para la atención de esta pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a los doctores y enfermeras usar guantes internos y externos, botas desechables, bata desechable, mascarilla N-95 para cubrir nariz y boca, gafas y gorro quirúrgico.

“Sin cadenas de suministro seguras, el riesgo para los trabajadores sanitarios en todo el mundo es real. La industria y los gobiernos deben actuar con rapidez para estimular el suministro, reducir las restricciones a la exportación y poner en marcha medidas con las que detener la especulación y el acaparamiento. No podemos detener el Covid-19 sin proteger primero a los trabajadores sanitarios”, señaló Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la organización.

Según los modelos realizados por la OMS, se calcula que se necesitan 89 millones de mascarillas médicas al mes para responder a la Covid-19. Llevar un cubrebocas entonces, puede ser contraproducente. Zoé Robledo Aburto, director general del IMSS, ha invitado a la población, a tomar conciencia sobre el uso racional de los insumos, “el equipo de protección personal es para uso exclusivo de personas con síntomas y del personal médico que está en contacto con sospechosos y confirmados de Covid-19, al hacer uso innecesario del equipo, le estamos quitando el apoyo a quienes sí lo necesitan”.

Además, las reglas estrictas de uso van acompañas de otras acciones que la ciudadanía no realiza, como: lavarse las manos antes, colocarla de forma que el aire no pueda pasar, no tocarla una vez en la cara y lavarse las manos en seguida si eso sucede.

En cuanto al uso de la mascarilla para la población, la OMS establece:

  • Si está usted sano, solo necesita llevar mascarilla si atiende a alguien en quien se sospeche la infección por el 2019-nCoV.
  • Lleve también mascarilla si tiene tos o estornudos.
  • Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón.
  • Si necesita llevar una mascarilla, aprenda a usarla y eliminarla correctamente.

Máscaras N95 o FFP2

  • Son más profesionales, suelen ser usadas por el personal de salud.
  • Se adaptan a la forma de cada rostro, permitiendo un mejor sellado.
  • Filtran el 95% de las partículas en suspensión de 0.3 micras de diámetro, por lo que serían más eficaces frente al nuevo coronavirus (que principalmente se transmite por gotas respiratorias mayores a 5 micras).

Médicos carecen de lo más elemental

Enfermeras y personal médico en al menos ocho estados de la República mexicana han realizado 23 manifestaciones, han denunciado que carecen de lo más elemental: Guantes quirúrgicos, cubrebocas tipo N95, que impiden el paso del 95% de las partículas y trajes protectores.

Incluso se ha sabido que, para suplir la falta de cubrebocas, personal en los hospitales han comprado caretas para albañil, con ellas los trabajadores de la construcción, cortan varilla; para suplir los guantes quirúrgicos, se han utilizado guantes de uso rudo para limpieza; y ante la falta de trajes de aislamiento, adquirieron gafas y cubre ropa como los que usan los pintores tradicionales.

La Asamblea Nacional de Médicos Residentes, integrada por al menos 10,000 médicos de hospitales a nivel nacional, se han dado a la tarea de recibir denuncias de toda la República, incluso han graficado las necesidades de insumos alrededor del país, de 416 encuestados en el mes de marzo, el 88.3% denuncian falta de mascarillas; 71.90%, carencia de guantes y 56.70% inexistencia de googles.

Ante el hecho, el director general del IMSS, Zoé Robledo, reconoció que las demandas del personal médico son legítimas, especialmente frente a una contingencia epidemiológica como esta. "Debemos cuidarlos a ustedes primero, a los que estarán en contacto, y cada vez más, con casos sospechosos y confirmados. Tengan la seguridad que conocemos la situación y la estamos atendiendo".

Dijo que el plan que se tiene para atender estas exigencias integra acciones de distribución con grados de prioridad, exploración del mercado internacional para lograr traer la cantidad suficiente de insumos, liberar compras locales y blindar la inflación de precios desproporcionados.

Este 27 de marzo, también se dio a conocer el Decreto por el que se declaran acciones extraordinarias en las regiones afectadas de todo el territorio nacional en materia de salubridad general para combatir el virus SARS-CoV2. Este decreto autoriza entre otras cosas, adquirir bienes, incluido equipo médico, agentes de diagnóstico, material quirúrgico y de curación y productos higiénicos, así como todo tipo de mercancías y objetos que resulten necesarios para hacer frente a la contingencia incluido equipo médico, esto sin necesidad de llevar un proceso de licitación pública.

“El personal de salud somos hijos, hermanos, padres que pertenecemos a una familia a la cual, al no contar con estas pautas, ponemos en riesgo de cualquier contagio al estar en contacto con ellos, lo cual viola directamente los derechos como trabajadores de salud y humanos, vulnerando también la seguridad y derechos de nuestros pacientes”, manifestó la ANMR.

[email protected]