Los cubrebocas más comunes como protectores contra el Covid-19 sólo podrían funcionar como recordatorio de no tocarse nariz y boca; ante medidas de su uso obligatorio implementadas en países como Austria, además de que estas decisiones corresponden a diferentes Fases de la contención del virus, señalaron expertos.

“No hay una evidencia razonable para decir que son protectores”, dijo Alejandro Macías infectólogo del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) con experiencia en el manejo de la influenza H1N1 en 2009. “El único daño que puede causar (que los cubrebocas sean obligatorios) es que se cree un mercado negro, que haya desesperación por adquirir un cubrebocas, su uso lo que facilita es que la gente recuerde que no se debe de tocar, o meter los dedos, a la nariz y a la boca, esa puede ser su utilidad”, comentó.

Sin embargo, estas medidas también podrían abonar al desabasto de insumos de protección con los que operan los hospitales en México, ya que el uso de mascarillas de alta eficiencia N95 es solamente para uso de personal médico.

“Las mascarillas de alta eficiencia no van a servir para uso de la comunidad, son de utilidad en los hospitales, por desgracia han salido a comprarlas y acapararlas que ya no hay en los hospitales, los han acaparado incluso personas que no los van a necesitar”, destacó..

“Los hospitales tradicionalmente han trabajado con deficiencias en el abasto de insumos, en el sexenio pasado empezó, no sólo a incrementar, sino a reducirse el presupuesto en salud, ya había una situación de deficiencia en los insumos”, dijo.

El catedrático de la Universidad de Guanajuato agregó que en las medidas implementadas en China, Corea, Singapur, han sido acompañadas con diferentes acciones, incluso más importantes que el uso de cubrebocas, como es la detección y aislamiento temprano de los enfermos, “a través de pruebas de laboratorios de familiares y los contactos que tuvo esa persona enferma para que una vez detectados, separarlos rápidamente del resto de la sociedad”.

Ser empáticos con personal de salud

También el médico especialista en epidemiología, Óscar Sosa Hernández dijo en entrevista para este diario que los escenarios en los que se determinaron usos obligatorios pueden variar dependiendo la fase en la que se encuentre la epidemia.

“Estos países están en una fase completamente diferente a la nuestra, pueden estar en una fase 3 o 4, cada país tiene la libertad de poder emitir recomendaciones sobre el uso de este equipo, pero de acuerdo a la OMS, el uso no es necesario si no se tienen síntomas. Hay que ser conscientes, si no tengo síntomas no debo utilizarlo [...] ser un poco empáticos con el personal de salud que día a día sí lo tenemos que estar utilizando y que sí necesitamos ese equipo de protección personal [...] entre el 20% y el 30% de los contagiados es personal de salud ”, destacó.

“Con ébola, el personal de salud que se contagió era por un mal retiro del equipo de protección o la falta del lavado de manos. A nivel mundial es uno de los grupos que ha tenido más contagios [...] Países que han tenido tiempo para capacitarse tengan menor porcentaje de personal de salud contagiado, aunque hay muchas variables que pueden cambiar ese panorama”, finalizó.

Uso recomendado del cubrebocas

  • Sólo las personas que tienen síntomas, cubrebocas convencionales, pueden ser de diversos materiales.
  • El personal de salud que atiende mascarilla de alta eficiencia.
  • Las personas que no tienen síntomas no deben usar cubrebocas.

Forma correcta de utilizar un cubrebocas:

  • Lavarse las manos.
  • No arrugar el cubrebocas
  • Tomarlo de las ligas y ponerlo de adelante hacia atrás, primero cubriendo la cara.
  • Hacer  pruebas de fugas.
  • Utilizarse sin barba para la fijación a la cara.
  • Desecharlo después del uso y lavarse las manos.

[email protected]