De acuerdo con un estudio realizado por Deloitte en 2018, dentro de las cinco preocupaciones de los jóvenes a nivel mundial se encuentra el cambio climático y la desigualdad de alimentación entre países.

Hoy las nuevas generaciones parece que han entendido que las acciones con impacto social también los incluyen y, ante esta premisa, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y su Programa para el Medio Ambiente, junto con Covestro, han lanzado por tercer año consecutivo la convocatoria al concurso Jóvenes Campeones de la Tierra.

La iniciativa es para jóvenes de 18 a 30 años, con un capítulo que incluye a América Latina y el Caribe. Las ideas han generado proyectos como el uso de residuos de plátano para obtener agua y alimentos limpios, o la creación de granjas de coral terrestres para restaurar y mantener los arrecifes.

“La colaboración con los Jóvenes Campeones de los últimos dos años ha mostrado hasta qué nivel llegan la dedicación y el compromiso que las nuevas generaciones tienen con el futuro de nuestro planeta. Es un gran placer apoyar la realización de otra ronda de esta competición global, ya que es una plataforma maravillosa para ayudar a que sus sueños se vuelvan realidad”, expresó Markus Steilemann, CEO de Covestro, empresa encargada de la fabricación de materiales de polímeros de alta tecnología y el desarrollo de soluciones innovadoras.

Se buscan mexicanos

Éstas parecen buenas noticias, pero algo que debe preocupar desde México, es que el año pasado no hubo un solo participante mexicano para la convocatoria; con tantos proyectos que surgen de instituciones universitarias y de investigación, como Vive conCiencia, dirigido a estudiantes de licenciatura para que propongan soluciones a los problemas cotidianos a partir de la utilización del conocimiento científico; o Ciencia por mi Ciudad, que busca fortalecer el desarrollo de habilidades y competencias entre jóvenes para resolver los seis problemas más graves de la Ciudad de México; parece imposible que esto ocurra.

En este concurso se apela a la juventud como agente de cambio e individuos protectores del medio ambiente. Así lo han demostrado jóvenes como Jenifer Colpas de Colombia, quien con su proyecto llamado Baño Grato creó una solución que busca capacitar a las mujeres rurales para cuidar mejor el medio ambiente y mejorar su salud e higiene personal. Usando técnicas participativas, el proyecto capacita a mujeres en buenas prácticas de agua y saneamiento, e instala baños de bajo costo con inodoros ecológicos que ahorran 270,000 litros de agua al año y protegen los recursos hídricos.

Actualmente hay siete prototipos del proyecto en tres comunidades rurales de Colombia. En un mundo donde tres de cada 10 personas no tienen acceso a servicios de saneamiento, donde el acceso al agua es escaso y las mujeres son lastimadas diariamente, este proyecto se hace indispensable.

“El galardón Jóvenes Campeones de la Tierra combina dos factores primordiales para salvar a nuestro planeta: la innovación y el impulso de las nuevas generaciones. Ambos son fundamentales para poder enfrentarnos a los grandes retos actuales en el ámbito del medio ambiente”, asegura Joyce Msuya, directora ejecutiva adjunta de ONU Medio Ambiente y subsecretaria general de Naciones Unidas.

Cada uno de los siete ganadores recibirá 15,000 dólares estadounidenses como capital inicial para invertir en sus proyectos, así como invitaciones para atender reuniones de alto nivel de la ONU, capital para comunicar sus ideas, acceso a un grupo de expertos de Naciones Unidas y de Covestro como mentores, entre otros.

Un jurado global selecciona los siete ganadores y se espera que los jóvenes sean capaces de implementar sus ideas y mantener al departamento de la ONU Medio Ambiente al tanto sobre su progreso a través de la producción de videos y blogs.

Aquí podrán consultarse las bases del concurso.

nelly.toche@eleconomista,mx