Después de una, dos, tres, cuatro y hasta cinco iniciativas para alcanzar una ley, por fin, pero a las prisas, todo indica que se estaría aprobando en las próximas horas la Ley General de Cultura y Derechos Culturales.

Se ha generado un consenso histórico; debate parlamentario, foros, Consejos redactores, negociaciones legislativas, etcétera, para poder llegar a esto después de años de espera y múltiples proyectos. Yo espero que se aprobará y hay que tener muy presente que es la base y arranque de una ley que no existía y que es muy importante , señaló en entrevista Carlos Lara, analista de la comunicación, cultura y cercano al proceso.

La Ley General de Cultura y Derechos Culturales tiene 42 artículos y es el marco jurídico de la política cultural del Estado, que contempla temas como: disposiciones generales, derechos culturales y mecanismos; fines de la política cultural del Estado mexicano; bases de coordinación, atribuciones y competencias; patrimonio cultural material e inmaterial; presupuesto y financiamiento a la cultura y responsabilidades administrativas y sanciones.

Un tema que los tenía atorados era presupuesto y financiamiento para la cultura. Hasta el cierre de la edición, la ley se subiría al pleno del Senado para aprobarla y, posteriormente, llegaría a la Cámara de Diputados, donde podría darse una votación apretada.

Sin embargo, para algunos especialistas, como Eduardo Cruz Vázquez, quien participó en el Consejo Redactor para la elaboración de una iniciativa de Ley de Cultura, que convocó la Secretaría Técnica de la Comisión de Cultura y Cinematografía, dicha propuesta de ley es un fracaso.

Es una ley de cultura que no cubre las expectativas que debe tener el sector cultural en este momento: carece de una visión sectorial y de compromiso con todos los que trabajan en el sector cultural; priva a la Secretaría de Cultura (SC) y priva a todos los actores del sector cultural de poder diseñar una política económica para el sector que beneficie a lo que tanto se alardea que es la contribución de la cultura al desarrollo del país .

Antes de ser aprobada, comenzaron a circular dos iniciativas, una de ellas resultado del trabajo en conferencia de las dos comisiones de cultura (diputados y senadores) y una más que proviene de la Consejería jurídica de la Presidencia de la República que cuenta con el visto bueno de la SC.

Ninguno de esos dos documentos cumplen con esa visión integral que pasa también por los derechos culturales o la coordinación entre las entidades federativas. Aprobar por aprobar para salir de un pendiente es todavía más grave y lo que veo es que no corresponde y es un mix improcedente , agregó.

Sin embargo, Carlos Lara ve con buenos ojos la Ley General de Cultura y Derechos Culturales.

Es muy complicado y por eso muchos conceptos quedaron fuera; pero la idea es impulsar la base de lo que será el desarrollo de la legislación cultura y la ley cumple con todos los requisitos que debe tener en el tema de lo técnico y lo jurídico .

Por su parte, Lucina Jiménez, quien también participó en dicho Consejo Rector, opinó: Hacer algo para que todo siga igual no es lo que necesitamos en materia de legislación cultural. Seguiremos buscando una Ley de Derechos Culturales a la altura de nuestra riqueza cultural. México se lo merece. Esto no termina hasta que acaba .

Una Ley que haga de los derechos culturales la piedra angular de la reforma integral del sector cultural (legislación e instituciones). Estamos muy al pendiente de la respuesta que del Legislativo, la responsabilidad de trabajar en nuestra representación está en su esfera de competencia , opinó el especialista cultural Carlos Villaseñor.

Es una ley para ellos. No es para artistas o para creadores; lo que regula es un derecho, y la ley va a regular ese derecho y la Secretaría de Cultura lo tiene que garantizar , explicó Lara.

Es inaceptable que la experiencia y trabajo de expertos sea tirado a la basura. La Ley de Derechos Culturales no puede ser parchada y rasurada y pido a mis compañeros detenerla , dijo la diputada del PRD Cristina Gaytán.

Las opiniones se dan en el marco de la negociación de la Ley General de Cultura y en espera de lo que suceda en el Senado y finalmente se decidirá, si pasa, hoy en la Cámara de Diputados. Sin embargo, pueden ocurrir muchas cosas antes, pero si no se aprueba en las próximas horas, se congelaría y se discutiría hasta el próximo periodo en septiembre del 2018.

Puntos principales de la Ley de Cultura

Disposiciones generales:

  • Derechos culturales y mecanismos.
  • Fines de la política cultural del Estado mexicano.
  • Bases de coordinación, atribuciones y competencias.
  • Patrimonio cultural material e inmaterial.
  • Presupuesto y financiamiento a la cultura.
  • Responsabilidades administrativas y sanciones.

vgutierrez@eleconomista.com.mx