Viena.- El gobierno austriaco y organizaciones judías llegaron a un acuerdo para iniciar la devolución de bienes culturales robados por los nazis a sus propietarios originales, lo cual se realizará en los próximos meses.

El director del Museo de Arte Moderno de Salzburgo, Wilfried Haslauer, consideró que esta devolución resulta muy doloroso para el recinto que alberga la colección, así como para la provincia y toda Austria.

En enero de 2009, el museo anunció que entre sus fondos se contaban de 10 a 15 obras de "origen sospechoso", con piezas de Egon Schiele u Oskar Kokoschka.

Por ello, el Museo de Arte Moderno de Salzburgo, que aún cuenta con el lienzo "Litzlberg am Attersee" (1915), de Gustav Klimt (1862-1918), propiedad original de la judía Amalie Redlich, asesinada por los nazis, ha informado que la obra regresará a manos de su dueño legítimo Georges Jorisch, nieto de Redlich.

Según informes proporcionados por los medios locales, la Gestapo confiscó la pintura, que había sido adquirida por Redlich en 1938.

osteriormente fue comprada por un marchante de arte que intercambió la pintura al Museo de Salzburgo por otra obra.

Por otra parte, en 2006, la galería Belvedere de Viena tuvo que restituir cinco obras expropiadas por los nazis a los herederos de sus legítimos propietarios, entre ellas el famoso retrato de "Adele Bloch-Bauer", también de Klimt, que fue subastado tiempo después en una cifra millonaria.