El tenista suizo igualó el récord de siete títulos en el Abierto Británico y recuperó el número uno del mundo al derrotar el domingo por 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4 al escocés Andy Murray.