La exposición "Alexander von Humboldt y Aimé Bonpland, Testimonios de una expedición científica", cuyo acervo se encuentra en México, conmemora los 250 años del nacimiento del científico alemán, así como el redescubrimiento de la cultura de América Latina.

José Manuel Rodríguez Ramírez, director de Galerías Abiertas de la Ciudad de México, expresó que la muestra consta de 58 ilustraciones realizadas con base en los trabajos hechos por los naturalistas.

“Alexander von Humboldt es un personaje muy importante en la historia de México y del mundo —en función del conocimiento científico producido desde sus reflexiones—, y por eso presentamos esta exposición”, comentó durante el acto inaugural.

En su oportunidad, Peter Tempel, embajador de Alemania en México, manifestó que a lo largo de los viajes realizados por dichos personajes a través de América Latina y México, ambos expedicionarios hicieron importantes contribuciones a la historia de Europa y de este país.

"Los apuntes sobre sus viajes dieron a conocer a México entre los círculos académicos y también entre un público más amplio, y ello ayudó a impulsar el conocimiento mutuo y consolidar las relaciones amistosas de manera sustantiva. Dichos apuntes siguen siendo una fuente de investigación aquí, en este país, el cual estudia dicha época. El viaje de estos eruditos demuestra una cosa: la ciencia necesita de cooperación internacional", manifestó.

Por su parte, Adelino Braz, consejero de Cooperación y Acción Cultural, y representante de la embajada de Francia en México, detalló que la muestra de los trabajos realizados por ambos investigadores se llevó a cabo a través del quehacer colectivo de diversas instituciones culturales.

"Tenemos con Humboldt y Bonpland uno de los últimos ejemplos de aquello llamado 'Los espíritus universalistas', quienes eran científicos que no se limitaban a una sola visión fragmentada de la ciencia, pues tenían un espíritu suficientemente abierto para considerar que la ciencia es, primero, una visión interdisciplinaria sobre el mundo", aseveró.

Gracias a estos dos grandes científicos, agregó, se tuvieron cambios sobre la visión acerca de América Latina. Con ellos, esta región se convirtió en una tierra de ciencia, cultura y educación; gracias a su trabajo se conoce la gran biodiversidad del subcontinente, donde su historia también empieza con la dimensión prehispánica.