El miércoles por la noche, se llevó a cabo el encuentro anual de autores del conglomerado editorial Penguin Random House, en un hotel del Paseo de la Reforma, que estuvo encabezado por Roberto Banchik Rothschild, su director general para México y Centroamérica, quien compartió los números de las ventas del libro físico y los resultados de la incursión de Penguin en distintas plataformas digitales durante el año pasado.

El director general regional también se refirió al retiro de la venta de los libros de algunas editoriales en la cadena de librerías Educal, la cual está en proceso de integrarse al Fondo de Cultura Económica, dirigido por el escritor y promotor Paco Ignacio Taibo II; y sobre la disputa por la reserva de 20% de los 80 millones de pesos que la cadena del Estado debía —de administraciones anteriores— a las editoriales por libros vendidos.

“Vivimos en el 2019 una situación inédita y preocupante. Educal, la cadena de librerías más grande del gobierno federal, se rehusó a pagar la totalidad de la deuda que tiene con las editoriales del país, pidiendo una quita o condonación de 20% de este adeudo. El señor (Francisco Ignacio) Taibo (II), del Fondo de Cultura Económica, ejerció coerción sobre los editores para que aceptaran esta quita a cambio de recibir 80% del pago. Su posición fue clara: quita o nada. Penguin Random House, junto con un puñado de editoriales, no aceptó ese chantaje. Y quiero aclarar que durante el 2020 nos mantendremos firmes en exigir que el gobierno haga frente a sus obligaciones con la industria editorial”, expuso Banchik en el encuentro.

Lamentó que los libros del conglomerado no se distribuyan en Educal por efecto de este disenso y confió en que no se tome la misma medida en las librerías del Fondo de Cultura Económica.

Explicó que la casa editorial de mayor presencia en Iberoamérica ha sido “punta de lanza en la industria editorial de la crítica y denuncia (de abusos de poder y casos de corrupción) de los pasados gobiernos, del PAN y del PRI, y seguiremos desempeñando el mismo papel con el gobierno de Morena y el presidente (Andrés Manuel) López Obrador. Sostenemos con orgullo nuestra absoluta independencia del poder y daremos la más férrea lucha por proteger y ampliar la libertad de expresión”.

Banchik Rothschild también lamentó que el clima de violencia en el país no aminore y se sigan reportando las muertes de periodistas e investigadores a manos del crimen organizado. Por ello, se comprometió a seguir “dando voz a periodistas e investigadores, defendiéndolos y honrándolos en la medida de nuestras posibilidades y haciendo que su trabajo siempre sea público y visible”.

Otro tema de gran preocupación, dijo, es la persistencia de la piratería editorial, puesto que, según estimaciones recientes del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor, cuatro de cada 10 libros físicos que se venden en nuestro país son pirata.

“Debido a esta situación, en el 2020 lanzaremos una agresiva campaña de concientización y rechazo a la piratería que opera al amparo de las autoridades y también contra el consumo de libros pirata y robados”, agregó.

Mencionó que la división en dos partes de la dirección editorial del conglomerado, la cual tuvo efecto a partir del pasado 1 de febrero, se decidió “para hacer frente a la complejidad del mercado y de nuestra propia oferta editorial”.

Andrés Ramírez asumió la dirección editorial de la división de sellos literarios como Alfaguara, Debate, Lumen, Literatura Random House y Taurus, así como Debolsillo y Grijalbo; mientras que David García Escamilla tomó la responsabilidad de los sellos de la división comercial: Aguilar, Plaza & Janés, Suma de Letras, Ediciones B y Conecta, entre otros, lo mismo que del área de literatura infantil y juvenil.

Mencionó que este conglomerado editorial es líder en venta de libros electrónicos en México y América Latina y ahora lo es en venta de audiolibros, con un crecimiento de 130% el año pasado, siendo este último una de sus mayores apuestas para los próximos años.

[email protected]