Después de que Netflix y Alfonso Cuarón anunciaran un estreno limitado de la película  Roma en “cines selectos”, ahora se envalentonan y retan a Cinépolis y Cinemex.

“Nos daría mucho gusto poder compartir esta increíble película con el público de Cinépolis y Cinemex, de tal forma que ponemos Roma a su disposición por si ellos decidieran exhibir la película en sus salas a partir del 21 de noviembre”, señaló Matt Brodlie, director de Adquisiciones, Netflix.

Netflix presiona a los exhibidores mexicanos para que pongan Roma en sus salas y lo hace público como si fuera algo sencillo cuando es un tema complicado y de dinero que debió pasar por una negociación privada.

Todo  indica que este comunicado de Netflix desatará un conflicto entre la plataforma y los exhibidores mexicanos.

El director Alfonso Cuarón siempre supo que si aceptaba su alianza con Netflix, Roma no llegaría al circuito de exhibición comercial en México, pues la plataforma es competencia de los cines.

“Estamos muy emocionados con el lanzamiento de Roma en cines de todo el país, a través de socios que se han comprometido con su exhibición”, agregó.

Además, la plataforma anunció que, junto “con nuestros socios de exhibición, hemos dispuesto que una parte importante de las ganancias de taquilla en México será donada a organizaciones sin fines de lucro; las cuales serán anunciadas la próxima semana cuando la película salga en cines”, finalizó Matt Brodlie, director de Adquisiciones, Netflix.