Las cifras de Covid-19 superan este domingo 70,400 casos y 1,765 muertos, cinco fuera de China continental. Apenas el sábado, Francia reportó su primer deceso, y este domingo lo hizo Taiwán. Poco a poco se van identificando nuevos elementos y piezas sobre esta cepa.

Hoy la preocupación para científicos es que el periodo de incubación podría ser de 24 días y no de 14. Esto sugiere que medidas como tomar la temperatura son insuficientes, pues una persona puede estar infectada aun sin los síntomas.

Esta enfermedad también ha sido asociada con murciélagos y distintas voces los han señalado como posible origen del coronavirus en Wuhan, provocando grandes estigmas. Al respecto, Rodrigo Medellín Legorreta, investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México aclaró que hasta hoy no hay evidencia que los vincule. Incluso aseguró que son animales injustamente maltratados, junto con otros como los alacranes, las serpientes y los tiburones; “tienen una imagen negativa, que no se merecen”.

Explicó que en realidad somos los seres humanos quienes hemos afectado los ecosistemas: “Estos mamíferos son los controladores más importantes de plagas en cultivos de café, té y algodón; la ceiba, los agaves tequileros y mezcaleros son polinizados por ellos. Muchas frutas mexicanas dependen de esta especie para dispersar sus semillas”.

Esta misma situación se repitió en el 2009 con la influenza H1N1, que se atribuyó a los cerdos. El doctor Antonio Lazcano Araujo, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, comentó que en realidad los humanos contagiaron a los cerdos y no al revés. Esto ya ha sido comprobado a través de pruebas de laboratorio y es común que suceda.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos han explicado que los cerdos pueden infectarse por virus de influenza aviar y humana, cuando los virus de influenza de diferentes especies infectan a los cerdos, los virus pueden recombinarse (intercambiar genes) y surgir nuevos virus. Mientras sigamos interactuando con las especies y sus espacios, será imposible detener el intercambio de virus, por lo que no se puede culpar a una especie.

[email protected]