De manera oficial se dio a conocer el movimiento de la Red ProCienciaMx. Se trata de investigadores de aproximadamente 50 instituciones y áreas diferentes que se han unido para reflexionar y hacer propuestas para el desarrollo de la ciencia en México.

“Deseamos ser escuchados, reunir voces. No pretendemos ser la única voz, pero sí una importante”, aseguró David Romero Camarena, investigador del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM y miembro de la Red, durante el evento de presentación convocado por este grupo.

El integrante aseguró que quieren participar en la transformación de la política científica. En respuesta a esto, “se creó de la manera más espontanea un grupo bastante plural de científicos”.

Romero Camarena recordó que esta agrupación surgió por una petición instalada en la plataforma Change.org con más de 11,700 firmas, que fueron entregadas en Palacio Nacional y a otras instancias. “Hoy dicha solicitud acumula 8,000 firmas más”.

“Lo que deseamos es abrir un canal de comunicación con los diferentes órganos de gobierno que están involucrados en el desarrollo de políticas científicas”. Además, piden respeto y reprueban el uso despectivo del lenguaje, con que se les ha llamado corruptos y “machuchones”. “Nos gustaría regresar a un ambiente de discusión de ideas”, afirmó.

Sobre el tema, Heriberto Avelino, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, aseguró que mucha de la descalificación de la población en general se debe al desconocimiento: “La gente sabe que la ciencia es buena, pero no conoce realmente a sus científicos. Es un imaginario social, yo creo que la gran mayoría de los científicos está convencida de que su trabajo es para el bienestar social. En la medida en que nos escuchemos y dialoguemos, esa lejanía y desconocimiento del científico se va a romper, y en lugar de los descalificativos, va a ser un incentivo para los jóvenes, que se involucren y no nos consideren mas una élite, sino una aspiración y un modelo a seguir”.

Propuestas de acción

En el futuro próximo, esta Red de científicos estará haciendo análisis de los documentos públicos encaminados a las nuevas leyes, organizando diferentes grupos de discusión y buscando la interlocución con la sociedad a través de las redes sociales.

Alma Maldonado Maldonado, investigadora del Cinvestav, explicó que aunque circula una posible propuesta sobre la Ley de Ciencia y Tecnología, debe haber cautela, pues este documento no ha sido reconocido aún por las autoridades. “Lo que sí hemos hecho es analizarla, ver qué podemos proponer, qué partes nos preocupan. El documento que se conoce nos ha generado varias inquietudes sobre la autonomía, la centralización de las decisiones, la desaparición de órganos colectivos y temas de financiamiento”.

La propuesta es impulsar esta agenda una vez que las leyes sean discutidas públicamente, pues la ley general de educación superior y la Ley de Ciencia y Tecnología tienen que estar aprobadas en el 2020. “Esperamos que haya Parlamento abierto y participaremos ahí desde luego. Si no, será una petición directa para la Cámara de diputados y Senadores, un espacio para la discusión”.

ProCienciaMx cuenta con redes sociales, donde de entrada se dará a conocer una serie de infografías breves sobre las aportaciones científicas de los investigadores mexicanos. “La ciencia en México es vigorosa y tiene muchas cosas que aportar y que no pueden ser descuidadas simplemente aminorando las contribuciones que se están haciendo a nuestra sociedad”, dijo Carlos Contreras, sociólogo de la UAM, quien invitó al público en general a seguir los pasos de este movimiento a través de la página de Facebook

@Procienciamex y de Twitter @ProCienciaMx