El cantante y compositor canadiense Leonard Cohen ha sido galardonado este miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011, informó el servicio de prensa de la Fundación Príncipe de Asturias, que otorga los premios.

Pese a que Cohen es más conocido por su faceta musical, es también autor de obras en verso y en prosa, trabajo por el que le ha reconocido el jurado, que le considera autor de una obra literaria que ha influido en tres generaciones de todo el mundo, a través de la creación de un imaginario sentimental en el que la poesía y la música se funden en un valor inalterable .

Considerado uno de los autores más influyentes de nuestro tiempo, sus poemas y canciones han explorado con profundidad y belleza las grandes cuestiones del ser humano , dijo el jurado.

No es habitual que el premio de las Letras recaiga en un autor reconocido internacionalmente por su carrera musical. Pero Cohen es un ícono, cuyas letras se recitan casi de manera reverencial.

El paso del tiempo, las relaciones amorosas, la tradición mística de Oriente y Occidente y la vida contada como una balada interminable configuran una obra identificada con unos momentos de cambio decisivo a finales del siglo XX y principios del XXI , añadió el jurado, presidido por el ex director de la Real Academia Española de la Lengua, Víctor García de la Concha.

El artista canadiense se impuso finalmente a otros dos finalistas, su compatriota Alice Munro y el inglés Ian McEwan.

Cohen, que publicó su primera obra poética Let us compare mythologies en 1956, inspirada en el poeta español Federico García Lorca, es autor de diferentes obras como la novela The favourite game o el poemario Parasites of heaven.

Sin embargo, el flamante galardonado es más conocido del gran público por su faceta musical, que inició tempranamente en los años 50, durante su época de universitario, aunque no sería hasta 1967 cuando publicó su primer disco: Songs of Leonard Cohen, que incluía alguno de sus temas más conocidos como Suzanne o Sisters of Mercy.

Más tarde llegarían álbumes como Songs from a room o Songs of love and hate, entre otros muchos trabajos de este cantautor, famoso por su voz quebrada, que en 2008 celebró sus 40 años subido a los escenarios.

Su dilatada carrera con una obra en la que son temas recurrentes la persecución de los judíos, las relaciones de pareja y la religión , le ha hecho finalmente merecedor del galardón Príncipe de Asturias.

El pasado año, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras recayó en el escritor libanés Amin Maalouf.

El Premio de las Letras es el quinto de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden cada año (Artes, Ciencias Sociales, Comunicación y Humanidades, Letras, Cooperación Internacional, Deportes y Concordia), en que cumplen su trigésimo primera edición.

Cada uno de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981, está dotado con 50.000 euros y una escultura creada y donada expresamente por Joan Miró para estos galardones.

Se entregarán en octubre en Oviedo, en un acto presidido por el Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, heredero al trono de España, cuyo título da nombre a los galardones.

La vocación literaria

Durante cuatro décadas, Leonard Cohen ha sido uno de los cantautores más influyentes de nuestra época.

El poeta, novelista y cantante canadiense nació el 21 de septiembre de 1934 en Montreal.

Considerado figura fundamental del folk estadounidense de los sesenta y setenta, sus canciones, que sobresalen particularmente por la fuerza y calidad literaria de sus letras, reforzadas por expresivas melodías, influyeron en la mayoría de cantautores contemporáneos.

Su vocación lo llevó en sus inicios a la literatura. Empezó publicando novelas como El juego favorito (1963) y Los hermosos vencidos (1966), aunque ciertamente su género favorito era la poesía. De 1956 es Comparemos mitologías, al que seguirían numerosos volúmenes de poemas: La caja de especias de la Tierra (1961), Parásitos del paraíso (1962), Flores para Hitler (1964), La energía de los esclavos (1972), El libro de la misericordia (1984).

Si bien la poesía parecía ser su principal centro de interés, hacia 1966 empezó a ser habitual su presencia en los escenarios de los clubes de folk del barrio neoyorquino del Greenwich Village. Inició su carrera musical con la ayuda de Juddy Collins, quien introdujo al por entonces prometedor escritor y poeta en los círculos musicales. La versión que Collins hizo en 1966 de su canción Suzanne (publicada como poema dentro del libro Parásitos del paraíso) reforzaría el interés ya existente por la compleja personalidad de Cohen, que casi se vio obligado a debutar discográficamente en enero de 1968. Pero iba a ser John Hammond (famoso cazatalentos del sello CBS) el responsable final del paso de Cohen a la música, tras ver actuar al canadiense en el Festival de Folk de Newport de 1966.