Ciudades como Berlín, Londres, París y Tokio han adornado sus calles con luces de Navidad. Las personas se pasean en un ambiente de magia ante los montajes y decoraciones de luces.