La vista en México no es una prioridad. De acuerdo con datos de APEC Hospital de la Ceguera, a pesar de que el 80% de los casos de pérdida de la visión pueden prevenirse, más del 70% de la población no acude a consultas oftalmológicas, pues desconocen si su afección tiene solución, además, consideran que la atención a la salud visual es un servicio de alto costo, por lo que creen que deben resignarse a vivir con su condición.

Si de por sí la población en general no le da la importancia que merece al tema, hablar de mujeres representa todavía un rezago mayor, por ello la doctora Sharon Ball Burstein, especialista en oftalmología del Instituto Conde de Valenciana, en el marco del Día Mundial de la Visión, que se celebra este jueves 14 de octubre, describe a El Economista de las principales afecciones en las mujeres.

Explica que hay múltiples enfermedades que tienen mayor predilección en hombres y otras en mujeres, pero en general las enfermedades autoinmunes sistémicas tienden a ser más comunes en las mujeres y éstas a su vez, tienen una afección importante en los ojos, eso hace que se tenga una incidencia más elevada en problemas de la vista.

Sharon Ball Burstein, especialista en oftalmología del Instituto Conde de Valenciana. Foto EE: Cortesía

Aunque los problemas de la visión parecieran un padecimiento sencillo de combatir, dijo que muchas veces se enmascaran otras patologías detrás de ello, por eso, acudir con el oftalmólogo se vuelve clave para un diagnóstico mucho más certero.

“Este es el pan de cada día en la consulta, mujeres de alrededor de 60 años con sensación de basurita en los ojos, cuerpos extraños, ojos rojos, resequedad ocular, visión borrosa con predominio en las mañanas y al final del día, todos datos muy comunes de ojo seco, sobre todo en mujeres en edad de la menopausia, que viven en las ciudades, que trabajan con aires acondicionados y frente a monitores. Todo esto las expone a patologías”.

Alrededor de la menopausia, por ejemplo, una patología que a grandes rasgos causa múltiples cambios  en todo el cuerpo, también incide en los ojos, por ejemplo, la resequedad ocular y blefaritis representan los mayores problemas.

Ball Burstein explica que frecuentemente las mujeres llegan con afecciones muy avanzadas, pues “desafortunadamente”, la visión no se contempla en la cultura de la prevención. “Tenemos diversas patologías como el glaucoma o la diabetes que no dan síntomas hasta que ya están bastante avanzadas. Una baja de visión por glaucoma es porque la enfermedad está sumamente avanzada, en el caso de la diabetes, cuando se acude al especialista es porque ya hubo sangrado del ojo o la retina ya está desprendida. Son momentos en los que el tratamiento es sumamente complicado y con pronóstico reservado”.

Por ello la recomendación es que en el momento de diagnósticos de las enfermedades, la siguiente visita sea al oftalmólogo, porque “la retina y el ojo es un reflejo sumamente valioso de cómo estamos controlados a nivel sistémico y dentro de ese nivel de progresión, hay muchos tratamientos que podemos hacer para evitar llegar a etapas tan avanzadas”.  

Otros padecimientos son el pterigión o terigión que consiste en un crecimiento anormal por inflamación de tejido de la conjuntiva, que tiende a dirigirse desde la parte blanca del ojo hacia el tejido de la córnea. Este tejido anómalo se inflama por falta de lubricación, “esto tiene que ver directamente con la exposición al sol y los casos son mucho más elevados en zonas rurales”.

Por último, el glaucoma tiene un componente genético hereditario sumamente elevado, es un padecimiento silencioso y sin síntomas pero que está presente en mucha población femenina rural también, la única forma de detectarlo es a través de un oftalmólogo. 

Ball Burstein enfatiza que es importante que las mujeres tengamos presentes los signos de alarma a nivel ocular, tales como: baja de visión súbita, si una parte del campo de visión se ve borroso, ver en color rojo, incluso pérdida de visión, además de antecedentes de personas con enfermedad en los ojos dentro de la familia. “Eso significa: no te esperes, es una urgencia”.

Acciones por la salud visual

Dentro de la conmemoración del Día de la visión APEC Hospital de la Ceguera presentó su campaña Ama tus ojos, ¡visita al oftalmólogo!, misma que está alineada a la temática global de la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera, y que tiene como objetivo fomentar una cultura de la salud visual centrada en la prevención en las diferentes etapas de la vida, desde la niñez hasta la vejez.

En este sentido, uno de los frentes de acción, por ejemplo, está atendiendo a la población infantil, así APEC junto con Distroller, desarrolló un cómic con la intención de concientizar a los padres de familia y a la niñez sobre la relevancia del cuidado de los ojos de los más pequeños, esto con el fin de poder detectar a tiempo padecimientos que, de no ser atendidos, podrían afectarles la visión de manera permanente.

Sobre el surgimiento de esta iniciativa, la doctora Valeria Sánchez Huerta, directora general de APEC Hospital de la Ceguera explicó que actualmente el panorama en nuestro país es desafiante al existir cerca de 12 millones de mexicanos que viven con alguna limitación o discapacidad visual.

En Ciudad de México se cuenta con tres hospitales grandes dedicados únicamente a la visión y con diversas sedes: El Conde de valenciana, Nuestra señora de la Luz y APEC Hospital de la Ceguera. El sistema público por su lado cuenta con las diversas especialidades en sus hospitales de tercer nivel.

“La retina y el ojo es un reflejo sumamente valioso de cómo estamos controlados a nivel sistémico y dentro de ese nivel de progresión, hay muchos tratamientos que podemos hacer para evitar llegar a etapas tan avanzadas”, concluye la doctora Sharon Ball Burstein.

nelly.toche@eleconomista.mx

kg