“En general, la evolución tecnológica en el sector salud se ha venido dando en breves pasos a lo largo de los últimos años, ahora con el tema de la pandemia tuvimos una necesidad urgente de evolucionar”, asegura Víctor Hernández, manager de Health Everis México y especialista en el tema de tecnología y salud.

Hoy, la automatización y equipamiento son dos temas clave que la industria ha identificado para su discusión, por ejemplo, para el primer caso, hay temor de que la automatización pueda suponer la pérdida de empleo en el sector, sin embargo, se debe ver como una extensión de las capacidades de los profesionales, ya que vivimos en un escenario en que la demanda de los servicios de salud no va a dejar de crecer. “Se trata de escalar las capacidades de los sistemas con calidad”.

Sobre el equipamiento, el reto está en implementar tecnologías de automatización y combinarlo con la experiencia en tecnologías de última generación, pero también con conocimiento profundo de los procesos de negocio. “Para ello se pueden apoyar de proveedores con experiencia”. 

Principalmente para el sector público, dijo que se ha identificado que las instituciones tienen una tendencia positiva hacia la experiencia digital y la implementación de herramientas que puedan ayudar a mejorar sus procesos de atención hospitalaria y automatizarlos. “El sector tendrá que preparase, y hay conciencia de ello, ahora el reto está en seleccionar herramientas digitales confiables, eficaces y de calidad orientadas a salvaguardar la seguridad de los pacientes, este es el criterio o punto más importante en toda institución pública”. 

Agregó que el mismo sector está abriendo las puertas a mecanismos para poder tener mejores herramientas, un ejemplo claro es la NOM 024, que regula el expediente clínico electrónico en México, en este sentido toda empresa que quiera implementar un sistema de expediente clínico en un hospital debe pasar por esta norma que implica tener un producto de calidad en una institución pública. 

“Pero las empresas además deben complementarse con estándares internacionales de interoperabilidad, cumplimiento de expediente clínico y una estructura que permita llegar a un ecosistema de salud confiable. Para las empresas privadas es fundamental exigirse el cumplir con temas regulatorios que complementan la seguridad del paciente”. 

El especialista asegura que migrar a este ecosistema es un gran reto, porque implementar herramientas digitales en el sector salud es un proceso de evolución y adopción tecnológica por parte de las instituciones, pero el paso más importante ya se dio, que fue entender la necesidad de hacerlo, ahora será un tema gradual, pero con todas las herramientas que se van ofreciendo y son parte del día a día en el sector salud, esto se va a ir transformando. El expediente clínico, herramientas para interoperar entre sistemas, diagnósticos a distancia, robots, telemedicina, todo esto a través de una curva de aprendizaje se puede lograr.

La evolución tecnológica en cinco puntos

Víctor Hernández divide en cinco pasos indispensables este camino hacia la adopción tecnológica por parte de las instituciones de salud:

1. Definición de una estrategia digital, orientada al cumplimiento de los objetivos, para establecer alcances, tiempos, costos y la curva de adopción tecnológica. 

2. Análisis de la situación actual, pues ya todas tienen cierto grado de avance en esta transformación, además de ello deben conocerse sus principales áreas de oportunidad para trabajar sobre ellas y mejorar.

3. Elección de herramientas, que brinden soporte a la operación con base en las necesidades específicas.

4. Explotar la información, una vez que se han definido las herramientas, debemos generar el análisis de datos y orientarlos a indicadores medibles para una mejora continua. 

5. Análisis de los indicadores, medir la productividad a través de indicadores brinda visibilidad sobre las mejoras posteriores a implementar las soluciones digitales. 

Desde antes de la pandemia ya existían herramientas digitales que daban soporte a los hospitales e instancias sanitarias, ahora con esta reestructura obligatoria se ha tomado de manera positiva el empuje de la adopción tecnológica, por esta eventualidad, por lo que puede mejorar la asistencia sanitaria considerablemente en los próximos años.  

La urgencia no ha permitido dimensionar la adopción de medidas diferentes a las que ya se realizaban, pero esta nueva normalidad viene con muchos cambios digitales para llevar la asistencia sanitaria a distancia.   

La tecnología aplicada a la salud se ha vuelto además de imprescindible, un gran aliado para que los médicos continúen brindando diagnósticos y tratamientos a los pacientes, y que éstos se sientan seguros.

nelly.toche@eleconomista.mx