La NASA, mejor conocida por los alunizajes y los viajes espaciales, comenzó a estudiar el clima de la Tierra en mayor profundidad, hoy tiene más de una docena de satélites en órbita que monitorean las altas temperaturas oceánicas y como están contribuyendo al derretimiento de los glaciares en el Ártico.