Un préstamo y no un incentivo es lo que el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), a través del Fidecine, dará a 11 salas de cine por un monto de 21 millones 979,383 pesos, que los exhibidores tendrán que pagar en un plazo no mayor a los cinco años.

En entrevista con El Economista, Agustín Torres Ibarrola, director de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), aclaró algunos temas sobre la nota que se publicó en este espacio titulada Imcine apoya a salas de cine independientes .

La ley de Cinematografía dice que los apoyos del Fidecine son para los tres sectores: producción, distribución y exhibición; para el último no existía, pero con el tema de la digitalización por primera vez se va a dar el préstamo , explicó.

El Imcine, a través del Fidecine, lanzó una convocatoria abierta a propietarios de salas de cine independientes interesadas en recibir en la modalidad de crédito un préstamo que se estipula se utilizará en equipamiento y/o remodelación (excluyendo obra civil).

Es un dinero que van a recibir pero que van a tener que pagar. Incluso tienen que dejar una garantía, una fianza, y les cobran intereses por ese dinero; tengo entendido que es una tasa un poco más baja de lo que existe en el mercado , agregó.

En la convocatoria se estipula que los exhibidores que reciban el préstamo tendrán un plazo de hasta cinco años (una vez firmado el contrato) para cubrir la totalidad del crédito.

Los resultados de los beneficiados con el préstamo se dieron a conocer el 24 de noviembre del 2016 y a partir de esa fecha los seleccionados tienen cuatro meses para presentar la documentación requerida y firmar el contrato.

En el documento donde Imcine informa a los beneficiarios de dicho crédito se lee que a través del Fidecine se apoyó en la modalidad de crédito el equipamiento y/o remodelación (excluyendo obra civil), de salas independientes dedicadas a la proyección de cine mexicano .

Sin embargo, no es así. Los exhibidores que reciban el préstamo no son salas dedicadas exclusivamente al cine mexicano. La realidad es que los beneficiarios firman una carta compromiso de que, al menos 20% anual del tiempo total de exhibición de la sala o complejo beneficiado se dedicará a películas nacionales.

No hay una sola sala que podría cumplir con el requisito de proyectar sólo cine mexicano. La idea es que quienes reciban el préstamo fomenten la exhibición de películas mexicanas , explicó Torres Ibarrola.

La Bolsa de apoyos (préstamos) de Fidecine para los exhibidores es de alrededor de 30 millones de pesos y los requisitos fueron muchos: carpeta del proyecto, estados financieros del solicitante, historial crediticio (buró de crédito), escrituras y un texto con el impacto social y cultural del proyecto, entre otros.

Los exhibidores independientes tienen que estar al día porque la competencia en el sector de la exhibición es muy complejo y si no tiene una sala digitalizada, los estrenos, el mejor sonido y buenas butacas, la gente no va y este apoyo les sirve para poder modernizarse y competir , indicó el director de Canacine.

Los cines que recibirán recursos

De los 30 millones del fondo Fidecine para los exhibidores no se ejerció el total de los recursos, pues se quedaron alrededor de ocho de los 30 millones de pesos que Imcine anunció que prestaría a las salas independientes.

La cadena Henry Cinemas recibió un préstamo por 6 millones de pesos para tres de sus complejos: Tampico (Tamaulipas), San Juan del Río (Querétaro) y Teziutlán (Puebla).

CitiCinemas, que tiene 48 salas en funcionamiento, obtuvo 2 millones de pesos para su complejo en Sinaloa.

El resto de los préstamos fue para Tu Cine, Cine Gabriela, Cine Dúo, Cinebox Medio y Cine Life, que recibieron cada una 2 millones de pesos por parte de esa institución.

Finalmente, Cine Hidalgo obtuvo 1 millón 979,500 pesos y Cine Tonalá Tijuana (sucursal de la marca que ya existe en la Ciudad de México) recibe 1 millón 999,883.28 pesos para su remodelación o equipamiento.

[email protected]