Más de dos horas y media de filmación, entre fragmentos de los festejos del Centenario de la Independencia y de las distintas etapas de la Revolución Mexicana que abarcan hasta 1917, fueron restauradas mediante la suma de esfuerzos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con lo cual se prolonga su preservación para cien años más.

Con el apoyo financiero del INAH, que aportó cinco millones de pesos, la Filmoteca de la UNAM cuenta ahora con copias de proyección en 35 mm y versiones en formato digital de estas escenas rodadas durante las primeras dos décadas del siglo XX, así como de las cintas sobre la Revolución: El prisionero 13, El compadre Mendoza y Vámonos con Pancho Villa, rodadas por Fernando de Fuentes en 1933, las dos primeras, y en 1935 la última.

Estas acciones se derivan del convenio de colaboración INAH-UNAM, para emprender proyectos de colaboración en materia de docencia, investigación y difusión de la cultura, que firmó recientemente el Instituto con la máxima casa de estudios, con las rúbricas del doctor José Narro Robles, rector de la UNAM y Alfonso de Maria y Campos, director general del INAH, como testigos de honor.

En días pasados el INAH proyectó parte del material fílmico de la Revolución, ya restaurado, en el Tercer Encuentro Regional de Fototecas que se llevó a cabo en Tepoztlán, Morelos; allí, los asistente pudieron admirar nítidas imágenes en movimiento de la fastuosidad de las celebraciones de 1910, así como de los desastres de la guerra.

Entre las escenas se encuentra el primero de la serie de festejos del Centenario, la exclusiva recepción que se hizo el 1 de septiembre de 1910 para abrir el Manicomio General, en la antigua hacienda La Castañeda, cercana a Mixcoac; desfiles históricos y militares que se dieron dentro de esta conmemoración, además de fragmentos de la Decena Trágica (1913), e imágenes varias de Emiliano Zapata y de la Invasión a Veracruz en 1914, por mencionar algunos.

Gran parte de estas cintas, preservadas por la Filmoteca de la UNAM, se deben al trabajo de los hermanos Alva (Salvador, Guillermo, Eduardo y Carlos). Las vistas restauradas, captadas entre fines del Porfiriato y 1917, y que suman aproximadamente hora y media, servirán para conformar un documental cuyo guión estuvo a cargo del historiador Carlos Martínez Assad.

Las imágenes habían perdido sus cualidades para reproducción debido al tiempo y a la diversidad de cámaras y tipos de películas con que fueron filmadas, de ahí que hubo un afortunado encuentro con el INAH y tras la obtención de recursos financieros, éstas fueron enviadas para su restauración al laboratorio Vision Globale, en Montreal, el cual tiene gran experiencia en restauración gracias a su trabajo para la Cinemateca de Quebec, Canadá, informó Guadalupe Ferrer, directora general de Actividades Cinematográficas de la Filmoteca de la UNAM.

Las escenas ya no tenían contraste, muchos de los rostros no se percibían y ahora, gracias al proceso digital al que fueron sometidas, han adquirido una mayor luminosidad. Las imágenes se salvaron para cien años más y se mejoraron muchísimo , expresó.

Este proceso consistió en el escaneo de las mismas y su recuperación vía digital, pasándose a cinta formato LTO3 (que proporciona respaldo de alta capacidad y alto rendimiento mediante una plataforma de tecnología abierta) y posteriormente se hizo su conversión a 35 mm, toda vez que lo único que ha demostrado perdurar un siglo es el cine .

Además de las tomas de la Revolución, el INAH y la UNAM también lograron la recuperación de la trilogía cinematográfica compuesta por El prisionero 13, El compadre Mendoza y Vámonos con Pancho Villa, que en torno a este hecho histórico realizó Fernando de Fuentes. Este material se integró en una edición conmemorativa en formato DVD.

Dicha edición contiene las tres cintas de Fernando de Fuentes y dentro del menú incluye una selección de escenas, entre ellas, el segundo final de Vámonos con Pancho Villa, pero sin restaurar a fin de que el espectador tenga una referencia del antes y después del trabajo de conservación, así como fichas biofilmográficas, galería de imágenes y un ensayo escrito por el historiador John Mraz.

De esa manera, especialistas del INAH y la UNAM han emprendido juntos la restauración y digitalización de materiales fílmicos a resguardo en la filmoteca universitaria, luego de alcanzar la suscripción de un convenio entre ambas instancias, en el marco de los festejos del Centenario de la Revolución Mexicana.

Cabe mencionar que la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) será la instancia responsable, por parte del INAH, de este ambicioso proyecto, mientras que por parte de la Universidad la responsabilidad recaerá en la Dirección General de Actividades Cinematográficas.