• Es un buen momento para generar un cambio de hábitos e iniciar una alimentación balanceada
  • Se pueden buscar consejerías en línea y consultas a distancia con los especialistas en nutrición
  • Los jugos y batidos que contengan vegetales pueden ser una buena opción

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos incluyeron la obesidad severa en personas de todas las edades entre los factores de alto riesgo al padecer el Covid-19 de forma grave. También, el director de la Asociación Holandesa de Cuidados Intensivos, Diederik Gommers, declaró que 80% de los pacientes con Covid-19 ingresados en las unidades de cuidados intensivos tiene sobrepeso.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha señalado que la obesidad y el sobrepeso pueden causar diabetes, que a su vez sí es un factor de riesgo ante el nuevo coronavirus. Esto para México representa una alerta, pues 75 de cada 100 mexicanos adultos mayores de 20 años tienen sobrepeso u obesidad.

En nuestro país, el exceso de volumen corporal, el consumo elevado de bebidas azucaradas y una actividad física insuficiente constituyen los principales factores modificables que han condicionado que se mantenga una prevalencia elevada, destacó el doctor en Ciencias Ismael Campos Nonato, jefe del Departamento de Obesidad, Diabetes y Riesgo Cardiovascular del Instituto Nacional de Salud Pública, a través de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México.

Un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos, mostró que al comparar a 185 países de 1990 al 2015, “el consumo de bebidas azucaradas fue más alto en México, donde el adulto promedio bebe más de 19 onzas por día (unos 560 ml), seguido de Surinam y Jamaica (casi 15 onzas por día).

Opciones para revertir hábitos

“Estamos rompiendo hábitos y entrando a una nueva dinámica, pero pueden ser muy aprovechables para transformar ciertas malas prácticas y que a la vez nos ayude a mantener nuestro sistema inmunológico preparado para esta contingencia”, aseguró Sonia Fenig, nutrióloga de Isagenix México en entrevista.

Hoy, los aportes nutricionales pueden venir en distintas presentaciones, pero estas condiciones de aislamiento nos obligan a repensar las formas. Una de ellas es voltear a los jugos y batidos.

Se habla mucho, por ejemplo, de que la vitamina C es fundamental en estas épocas porque, por un lado, es un regenerador, cicatrizante y antioxidante, convirtiéndose en una de nuestras principales líneas de defensa. Esto se encuentra en la naranja, la toronja, mandarina, guayaba, kiwi, entre otros. Normalmente la gente los usa juntos, pero las cantidades de azúcar aumentan significativamente.

La recomendación por parte de la especialista es incluir vegetales como apio, nopal, pepino, incluso, aguacate, dentro de un jugo o batido, porque disminuye las cantidades de azúcar y también contienen vitamina C, fibra, minerales y potasio. “Esto combinado con una sola fruta e irlas rotando en la medida de lo posible ayudará a que el cuerpo vaya recibiendo diversos nutrientes”.

“Experimentemos, dejémonos sorprender”, expresó Fening, pues la ventaja de estas combinaciones es que en general toda la familia, sin importar la edad, se puede ver beneficiado por este alimento, incluso con énfasis en niños y población en riesgo como personas con diabetes, hipertensión, con triglicéridos o colesterol elevados. “Reducir el azúcar en nuestra dieta beneficia a todos”.

La especialista sugirió, además, el horario del desayuno para ingerirlos, pues en las mañanas son mejor digeridas las vitaminas, nuestra energía digestiva es mucho más alta que por la noche, ya que nuestro cuerpo está ocupado en regenerarnos o desintoxicarnos, pero no en digerir.

Por otro lado, dijo que hay infusiones que ayudan al sistema inmunológico, un té helado de jengibre, por ejemplo, pues tiene propiedades antiinflamatorias y termogénicas que ayudan a mantener un metabolismo activo. Otra opción es la cúrcuma que tiene propiedades antibacterianas, antimicóticas, antivirales y antiinflamatorias. Además, los lácteos como fuente de cisteína (una proteína que ayuda al cuerpo a generar el antioxidante más poderoso, el glutatión) ayudan al sistema inmunológico y a muchas partes del cuerpo.

[email protected]