A propósito de la nota publicada el pasado 4 de marzo en estas páginas, titulada Cierre de Fermatta fue ilegal y con abuso , firmada por Vicente Gutiérrez y con declaraciones del señor Federico Mery Sanson, apoderado legal de la Academia de Música Fermatta; el licenciado Alfredo Rendón Algara, director general adjunto de Propiedad Industrial del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) nos manda algunas precisiones.

Rendón Algara comenta que efectivamente el IMPI sancionó a establecimientos pertenecientes a este Instituto por impedir el desahogo de visitas de inspección para verificar el presunto uso y reproducción no autorizada de programas de cómputo, a petición de la empresa Microsoft , de acuerdo con las facultades que le da la Ley de la Propiedad Industrial.

Enfatiza Rendón Algara que algo que nos parece de suma gravedad por las dimensiones de inexactitud que conlleva es la denuncia del apoderado legal en el sentido de que ‘granaderos y policías… intimidaron a alumnos, personal y padres de familia, para que abandonaran las instalaciones’ y esto es totalmente falso . Y aclara que el IMPI está facultado para solicitar el apoyo y auxilio de la fuerza pública, por lo que se pidió respaldo a la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Distrito Federal, estando presentes entre 6 y 8 elementos por establecimiento, quienes contaban con equipo de protección para efectuar su trabajo, esto con la finalidad de resguardar la integridad y seguridad de los inspectores de este instituto (en referencia al IMPI) y poder llevar a cabo las diligencias correspondientes sin alterar el orden público .

Por su parte, la Academia de Música Fermatta informó el jueves 6 de marzo que se reanudaron actividades en las instalaciones de la Colonia Roma y el Pedregal, las cuales fueron cerradas por el IMPI.

La carta aclaratoria completa puede consultarse en eleconomista.mx