El Covid-19 tiene en alerta a todo el mundo por la incertidumbre en el desarrollo de la enfermedad. También ha traído giros dramáticos a las economías de los países, pero hay un factor extra que se ha visto alterado. A partir de un estudio realizado por la asociación Carbon Brief, se ha demostrado que, al verse reducida la demanda de energía y la producción industrial en China, las emisiones de dióxido de carbono han descendido en aproximadamente 100 millones de toneladas métricas en este periodo de crisis.

El impacto generalizado del virus, más las restricciones de viaje, las vacaciones más largas (por el Año Nuevo chino) y la menor actividad económica dan una lectura a la estadística. El mayor consumo de energía en China está dominado por la industria, principalmente refinerías de petróleo y la fabricación de acero, mismas que con el Covid-19, se han visto en la necesidad de parar.

El estudio indica que la actividad en sectores industriales clave disminuyó entre 15 y 40% en las últimas tres semanas en comparación con el año anterior.

Cada año, el uso de carbón de China cae durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar. Luego las emisiones de combustión de carbón generalmente aumentan, pues las personas regresan al trabajo y las fábricas vuelven a la vida. Este año, el uso del carbón aún no se ha recuperado.

Para lograr esta información se analizaron las emisiones durante el periodo de dos semanas que comienza 10 días después del inicio del Año Nuevo chino y lo compararon con el mismo periodo para cada uno de los cinco años anteriores. Durante ese periodo en el 2019, China emitió 400 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono. La cifra de este año probablemente se acerque a 300 millones de toneladas métricas.

El estudio publicado en el sitio web de Carbon Brief, una asociación sin fines de lucro que cubre temas de ciencia climática, política climática y política energética, será tema de discusión durante la 52 reunión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la cual se lleva a cabo en Paris, Francia, del 24 al 28 de febrero, y donde México también tiene participación.

Parecen buenas noticias, pero no lo son del todo

A primera vista, que exista una disminución de dióxido de carbono parece una buena noticia. Sin embargo, China tiene una gran capacidad adicional, tanto en la generación de energía como en las industrias para aumentar la producción una vez que la tasa de infección comience a disminuir. El gobierno de aquel país está preparando un paquete de estímulos centrado en la infraestructura, que requerirá que el país continúe quemando carbón y aumente el uso de cemento y acero.

Por otro lado, el brote podría incluso obstaculizar los continuos esfuerzos de China para ecologizar su economía e intentar abordar el cambio climático. Éste sin duda es un recordatorio de cuánto depende la economía moderna de los combustibles fósiles.

Li Shuo, asesor principal de políticas de Greenpeace Asia, dijo a través del New York Times que en el pasado las fábricas chinas han tendido a aumentar la producción para compensar la pérdida de producción o los cierres temporales, una práctica denominada contaminación de represalia.

Estas alteraciones que a primera vista parecen buenas noticias, no son tan sencillas de analizar en el fondo. Por ello, el IPCC estará discutiendo al respecto, a pesar de no estar en la agenda formal.

México en la reunión de cambio climático

En el 2017 Guadalajara fue sede de la 45 reunión del IPCC. El evento tuvo como objetivo presentar el programa de trabajo para el Sexto Informe de Evaluación de este órgano.

En este evento se acordaron los esquemas de dos nuevos informes que ayudarían a los gobiernos a comprender el impacto que el cambio climático está teniendo sobre las actividades humanas y la naturaleza en la tierra y el mar, y el modo en que la actividad humana en esas zonas está afectando el cambio climático.

Durante la sesión del martes 25 de febrero, los delegados escucharon el reporte del Grupo de Trabajo sobre la organización del trabajo futuro del IPCC en el contexto del balance o inventario global (TG-FWLGST por sus siglas en inglés). La Dra. María Amparo Martínez del INECC forma parte de este importante grupo co-liderado por México y Francia que tiene cono objetivo identificar alternativas y opciones viables para la evolución del IPCC.

Covid-19, en más de 40 países

Coronavirus, “pandemia inevitable”: EU; La OMS pide cautela y mente clara

Según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay en China  78,500 casos en total con 2,744 muertos. Fuera de China se han producido hasta ahora al menos 3,000 casos y casi 50 muertos, en unos 40 países.

Asia informó el miércoles de cientos de nuevos casos de coronavirus y Estados Unidos advirtió de una pandemia inevitable, mientras la enfermedad se extendía por Europa y Brasil confirmaba lel primer caso en América Latina.

El presidente de Estados Unidos, Domald Trump, dijo que su país estaba preparado para el peor escenario posible, aunque eso no signifique que ello vaya a ocurrir.

Trump pidió a la población no alarmarse ni sobredimensionar lo que la OMS ya anunció como emergencia pública. “Con lavarse las manos y mantenerse limpio es suficiente”, comentó.

La cifra de nuevos infectados por el virus en China fue superada por primera vez por el número de casos en otros países, en una jornada en la que Pakistán, Grecia y Argelia reportaron sus primeros afectados.

No obstante, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, indicó que es mejor no hablar de pandemia. “No deberíamos estar tan ansiosos en declarar una pandemia sin un análisis de los hechos cuidadoso y con la mente clara”, dijo a diplomáticos en Ginebra.

Primer caso en AL

El Ministerio de Salud de Brasil confirmó el primer caso de la nueva cepa de coronavirus Covid-19 en América Latina: un hombre de 61 años que había estado recientemente en Italia.

El caso coincide con la festividad de Carnaval, una época del año en la que los viajes domésticos se disparan. (Con información de AFP y Reuters)

[email protected]