En contadas ocasiones la presentación de un proyecto cultural, en particular de la industria cinematográfica privada, reúne a tantos funcionarios federales y locales como lo hizo la mañana de este miércoles la inauguración de las instalaciones ampliadas y dotadas de alta tecnología para la filmación y posproducción audiovisual de los Estudios Gabriel García Márquez, de Argos Media Group, en la zona industrial de Tlalnepantla de Baz, en el Estado de México.

En esta presentación en sociedad del que ambiciona convertirse en “el mayor media center independiente de América Latina” a decir de su director general, Epigmenio Ibarra, se destacó la presencia de Jesús Ramírez Cuevas, coordinador de Comunicación Social de Presidencia; Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura federal; Tatiana Clouthier Carrillo, secretaria de Economía; Alfredo del Mazo Maza, gobernador del Estado de México; Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Cámaras de Senadores, y Vanessa Bohórquez, secretaria de Cultura capitalina.

También estuvo presente el vicepresidente de contenidos para América Latina de Netflix, Francisco Ramos, quien declaró:

“La oportunidad que nuestro cine y nuestra televisión tienen de convertirse en el motor de nuestra identidad. Es muy importante, tanto por su riqueza como por su diversidad y, además, por la universalidad de nuestro idioma. Para ello, nuestro relato audiovisual ha de ser diverso y representar justa y adecuadamente al México verdadero (...) para que todo esto tenga un gran impacto de largo plazo, todos los jugadores de esta partida debemos de comprometernos con el desarrollo de las bases creativas e industriales, para que las oportunidades vigentes terminen convirtiendo a México en una potencia mundial de las industrias audiovisuales”.

Por su parte, Alejandra Frausto reconoció que la del cine es “la más importante de las industrias culturales en México” y estimó que para la reactivación cinematográfica después de una crisis de esta magnitud es necesaria la convergencia del sector público y el sector privado. Acto seguido consideró que “esta, la que estamos viviendo, es la nueva época de oro del cine mexicano. No existe un año en el que no tengamos grandes noticias del arte cinematográfico y audiovisual en el mundo”.

Competir en el extranjero

La ampliación y modernización de los Estudios Gabriel García Márquez vienen a sumar a una industria cinematográfica mexicana que ha sabido trascender las crisis económicas y las coyunturas políticas para establecerse como punta de lanza de la producción de contenidos cinematográficos y audiovisuales en América Latina.

Hoy en día en el país existen alrededor de 50 casas productoras independientes que han llevado lo mejor de nuestra cinematografía al mundo entero, entre ellas Altavista Films, Pimienta Films, Piano, The Lift, Animal de Luz, Noc Noc Cinema y Traziente Films, por mencionar un puñado.

De acuerdo con el Anuario Estadístico del Imcine, durante 2019 los medios audiovisuales conformaron el 36.9% del PIB del sector cultural en México, que representó el 3.1% del PIB total en el país. En particular, el cine aportó 22,725 millones de pesos y en concreto esto representó el 0.10% del PIB de la economía nacional de ese mismo año, pero su crecimiento fue del 5.8% con relación al 2018. La industria generó casi 35,000 puestos de trabajo.

“El contenido en español está teniendo un enorme éxito, pero el contenido mexicano tiene más. Estamos compitiendo al tú por tú con las grandes producciones del mundo. México está en la posibilidad de convertirse en el centro de producción más importante de contenido en español en el mundo”, evaluó el director de Argos.

“Somos finalmente industria, creamos empleos, traemos divisas, hacemos nuestro aporte a la economía nacional, cumplimos con nuestras obligaciones, ejercemos nuestra libertad sin cortapisas, apostamos por este país, lo retratamos con pasión, con furia, con amor, con ternura; retratamos a sus pueblos, ricos, diversos, plurales, complejos, fascinantes. Hemos sufrido como todas las industrias el embate feroz de la pandemia. Se nos cayó el mundo tal y como lo conocemos. Tenemos la extraordinaria oportunidad de reinventarlo”, añadió.

La CasAzul estuvo en riesgo de cerrar

Como parte de las novedades de los Estudios Gabriel García Márquez, se anunció la apertura como parte de este complejo del Teatro-Estudio Carlos Monsiváis, equipado con 200 butacas, de manera complementaria a la apertura del Campus Vicente Leñero de la escuela de actuación, dirección, guion y drama, CasAzul Artes Escénicas, cuyas actividades en la sede inicial en la colonia Roma cesaron definitivamente. Lo anterior, reconoció el cofundador de Argos en conversación posterior con la prensa, porque la crisis estuvo a punto de provocar el cierre definitivo de sus operaciones.

“La pandemia nos pegó durísimo. Estuvimos parados muchos meses, pero no quietos: había que salvar a CasAzul. Si la hubiéramos tenido parada en la Roma hubiéramos tenido que cerrarla”, declaró. “Ahora que vino la pandemia hubo que hacerse pequeños por un lado y darle cabida a CasAzul para no seguir en la colonia Roma, disgregados y pagando un dineral. Entonces, para salvar la escuela la trajimos aquí”.

Los invitados junto con la actriz Karina Gidi, directora de CasAzul, inauguraron el campus. fotos: especial

Lo nuevo del Estudio Gabriel García Márquez:

Fueron varias las grandes adecuaciones e incorporaciones del complejo con más de 30,000 metros cuadrados de instalaciones.

Destaca la construcción de seis salas de audio con calidad Dolby Atmos, la más alta tecnología de sonido en el mundo, que convierte a este conjunto en el único de su tipo en América Latina. Por si fuera poco, este espacio será operado por Martín Hernández, dos veces nominado al Oscar por la mezcla de sonido en The Revenant y Birdman.

También se presentó el Virtual Production Studio, un complejo con la más alta tecnología de filmación en croma (pantalla verde), pero también equipado con una gran pantalla LED para la filmación de fondos en directo, sin la necesidad de posproducción.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx