Banquetes en restaurantes, vino y aguardiente en alguna licorería, fiestas de pueblo con mole, barbacoa y tortillas de comal, concursos de baile en distintos y lujosos salones, paseos en trajineras o simplemente sentarse en la plaza a disfrutar del día, son algunas de las actividades que divierten al mexicano.