Como estaba previsto, el pasado viernes se aprobó la Ley General de Cultura y Derechos Culturales en la Cámara de Diputados, con poca oposición de los diputados; sólo tres votaron en contra.

La ley cuenta con 42 artículos y es el marco jurídico de la política cultural del Estado. Entre los temas que contempla se incluyen: disposiciones generales, derechos culturales y mecanismos; fines de la política cultural del Estado mexicano; bases de coordinación, atribuciones y competencias; patrimonio cultural material e inmaterial; presupuesto y financiamiento a la cultura y responsabilidades administrativas y sanciones.

Entre todas las facultades de la ley, destaca la creación de un vale cultural para que los mexicanos tengan acceso al cine, teatro, conciertos, exposiciones, etcétera.

La Secretaría de Cultura (SC) coordinará y promoverá el programa de asignación de vales de Cultura con la participación del sector cultural y privado, de las entidades federativas, de los municipios y de las alcaldías de la Ciudad de México para incrementar el acceso a la cultura de los sectores vulnerables , se lee en el Artículo 8 de dicha ley.

Falta el mecanismo para implementar el vale cultural, que podría ser de dos maneras: la SC destinaría un presupuesto para el programa o como propuso la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, uno de los impulsores de la idea, que sea el patrón quien entregue cierta cantidad en el vale de cultura; que lo demuestre a la Secretaría de Hacienda y lo acredite contra los impuestos.

En algunos países, el vale de cultura ya existe, como en Brasil, donde se entregan 25 dólares a los trabajadores que aportan el gobierno federal, la empresa y el mismo empleado.

Un paso relevante

La SC señaló recibir con responsabilidad a la Ley General de Cultura y Derechos Culturales.

Es un paso relevante en el camino de consolidar el marco jurídico que rige al sector cultura . Dicha ley fue aprobada por las Comisiones de Cultura de las Cámaras de Diputados y de Senadores, que prácticamente votaron en bloque por el sí, aunque es un primer paso y una ley perfectible .? En esta ley se establecen los mecanismos para el ejercicio de los derechos culturales; las bases de coordinación entre la Federación, entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México en la materia, y la participación del sector social , señala la SC.

La nueva ley consta de 42 artículos, divididos en cinco títulos, que señalan la obligación de fomentar acciones que promuevan el acceso libre a las bibliotecas públicas, la lectura y la celebración de convenios con instituciones privadas para obtener descuentos para el acceso a bienes y servicios culturales.

Una de las críticas es que se desechó en la ley el tema presupuestal y el aumento al presupuesto de la Secretaría de Cultura.

Entre los temas a destacar en la ley están que contempla mecanismos de acción y participación a las manifestaciones culturales, así como instrumentos de participación para los sectores sociales y privado.

Garantiza que los mexicanos disfrutemos de los bienes y servicios que presta el Estado en materia cultural. Fortalece la operación y el intercambio internacional en materia cultural y le da mayor fuerza a la Reunión nacional de cultura, con el fin de mejorar el análisis y la evaluación de políticas nacionales.

Finalmente, la ley prevé el uso de la tecnología para potenciar los contenidos artísticos y de divulgación cultural.

La primera Ley General de Cultura y Derechos Culturales en México será publicada próximamente en el Diario Oficial de la Federación.

vgutierrez@eleconomista.com.mx