De los 21 unicornios que hay en la región de América Latina ─según la plataforma de análisis CBInsights─, 10 han recibido financiamiento del fondo dedicado a la región que fue creado por el gigante japonés de las telecomunicaciones SoftBank Group. Después de haber arribado a la región en 2019, con los 5,000 millones de dólares de su Latin America Fund, la compañía fundada por Masayoshi Son tiene tal confianza en la región que ha anunciado la creación de un segundo fondo, el Latin America Fund II, por 3,000 millones de dólares.

La mexicana Kavak, dedicada a la compraventa de vehículos usados a través de Internet; la colombiana Rappi, que domina en el mercado latinoamericano de la entrega de productos y alimentos a domicilio; la brasileña de compra y renta de bienes inmuebles Quinto Andar; así como la fintech argentina Ualá son algunas de las compañías en las que SoftBank ha invertido y cuya valuación las ha llevado a convertirse en unicornios latinoamericanos.

También se encuentran la brasileña de búsqueda de inmuebles Loft; el exchange de criptomonedas mexicano Bitso; el operador de logística brasileño Loggi; la fintech mexicana de terminales de pago Clip; la brasileña de préstamos Creditas; la mexicana Konfio y las brasileñas de comercio electrónico MadeiraMadeira y de Inteligencia Artificial Único.

Fundada en Tokio, Japón, en 1981, SoftBank ha sido la mayor parte de su vida una compañía dedicada a la oferta de servicios de telecomunicaciones e internet. Con un valor de capitalización que ronda los 42,000 millones de dólares, ha diversificado su negocio a sectores como el comercio electrónico, el marketing y las finanzas, además de la inversión en startups de todo el mundo, entre las que destacan Bytedance, dueña de la popular red social de videos cortos TikTok y la plataforma de transporte bajo demanda Didi.

Pero SoftBank no sólo ha sido relevante en el financiamiento de startups de la región latinoamericana por la inversión directa que ha realizado en muchas de ellas, sino por la competencia que ha generado con otros fondos de inversión que han volteado a ver con interés a las empresas de países como Brasil, Argentina o México.

Para Diego Fabani, director gerente del unicornio argentino Globant, el que una empresa asiática tenga participación en territorio americano promueve mayor competencia con fondos internacionales, lo que permite que los emprendedores y las pequeñas y medianas empresas de la región tengan la oportunidad de conseguir esa inversión que requieren para convertirse en una empresa.

“Creo que encontraron esta necesidad de forma oportuna y han sido parte protagónica del ecosistema de innovación en la región”, dijo.

Liliana Reyes, directora de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap) cree que la llegada de SoftBank a América Latina representa un voto de confianza para la región, debido a que viene a complementar los esfuerzos de los fondos regionales que ya estaban haciendo inversiones en startups que buscaban resolver problemas específicos de países en desarrollo.

“Es un mensaje muy poderoso, que ayuda a complementar la financiación que ya se estaba haciendo en América Latina por parte de fondos locales. SoftBank no entra de primera instancia a estas empresas sino que entra a complementar la inversión que ya habían hecho otros fondos”, dijo.

La mayoría de las empresas en las que ha invertido SoftBank y que se han convertido en unicornios siguen tendencias que ya estaban mostrando un crecimiento acelerado en la región, como es el comercio electrónico y la tecnología fintech. Tres de las cuatro startups que han surgido en México (Kavak, Bitso y Konfío) pertenecen al sector fintech, mientras que en el caso de Kavak, los analistas la encuadran en el sector del comercio electrónico.

Para Denis Yris, director y fundador del fondo de capital emprendedor Wortev Capital, esto se debe a que tanto el sector de las startups como el de los inversionistas en la región sigue en un proceso de madurez.

“El ecosistema emprendedor está enfocado en tendencias que son más tradicionales, pero esto está dejando experiencia para buscar nuevas oportunidades en el terreno de la innovación”, dijo.

La disrupción tecnológica es el siguiente paso de este proceso de madurez, según los especialistas y el propio SoftBank ya está volteando a ver a este sector en América Latina. La plataforma brasileña de identificación digital con Inteligencia Artificial Único es una de las apuestas más recientes del gigante japonés en la región que se ha convertido en unicornio y seguramente será la primera de muchas.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx