La empresa de medios de pago Clip recibió una inversión de 250 millones de dólares del fondo latinoamericano del banco japonés Softbank y de Viking Fund. Con esta inversión la valuación de la compañía se posiciona en 2,000 millones de dólares, de acuerdo con Bloomberg.

En entrevista con la agencia de noticias, Adolfo Babatz, fundador y director ejecutivo de Clip, dijo que, con los recursos de esta inversión, la compañía planea contratar a 320 personas en los próximos 18 meses.

La inversión Serie D de Softbank y Viking en Clip convierte a esta fintech en la tercer startup que ha alcanzado una valuación superior a los 1,000 millones de dólares, con lo que se convirtió en el tercer unicornio nacido en México, después de la compañía de compraventa de autos seminuevos por internet Kavak en octubre de 2020 y del exchange de criptomonedas Bitso, en mayo pasado.

Nacida hace menos de 10 años, en 2012 por Adolfo Babatz y Vilash Poovala, Clip se ha dedicado a desarrollar lectores de tarjetas de pago sencillos de utilizar y mucho más económicos que los que ofrecen otras instituciones financieras. Ha lanzado al mercado cinco dispositivos y diversos productos de software destinados a extender los pagos electrónicos en un país en donde 86% de la población hace la mayoría de sus compras en efectivo.

Como le dijo Shu Nyatta, socio director del SoftBank Latin America Fund, a Business Wire, Clip fue la primera inversión de Softbank en la región. En 2019, en una ronda Serie C, General Atlantic y Softbank invirtieron 100 millones de dólares en la startup, que en total ha recibido hasta la fecha 397.4 millones.

De acuerdo con Marcelo Claure, director ejecutivo de SoftBank Group International, citado por Business Wire, "Clip es el tipo exacto de empresa disruptiva en la que SoftBank busca invertir. Liderada por un increíble equipo de administración, Clip está utilizando tecnología e inteligencia artificial para revolucionar la industria de servicios financieros al brindar soluciones digitales esenciales a comerciantes y propietarios de pequeñas empresas en México, una economía que se beneficiará enormemente de los pagos digitales”, dijo Claure.

La operación aún debe ser autorizada por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

¿Y quién será el próximo unicornio mexicano?

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

rrg