La empresa mexicana iFone ganó una nueva batalla legal a Apple luego de que el Poder Judicial negó la suspensión definitiva solicitada por esa firma, en torno a un juicio por el legítimo uso de la marca para la comercialización de servicios de telecomunicaciones en México.

En un comunicado, iFone señala que el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal negó la suspensión definitiva solicitada por la firma fundada por Steve Jobs.

Dicha suspensión fue requerida por Apple a través del amparo que interpuso en contra de la posible expedición, por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), de la orden de imposición y aplicación de medidas cautelares en su contra.

Al negarse la suspensión solicitada por Apple el IMPI no tendría obstáculo alguno para ordenar la imposición y aplicación de medidas cautelares, ya sean provisionales o definitivas, en contra de Apple y de llevar a cabo las visitas de inspección que estime conducentes , informó la firma en el comunicado.

Asimismo, destaca que en la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se pospuso la discusión del recurso de revisión interpuesto por Apple.

Al respecto, el abogado corporativo de iFone, Eduardo Gallástegui, enfatiza que estamos confiados que se resolverá conforme a derecho, impidiendo que la pretensión de Apple a través de su recurso se traduzca en la habilitación de una cuarta instancia a su alcance para dirimir aspectos de legalidad resueltos previamente en forma definitiva.

En 2009, Apple exigió al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) la nulidad del nombre de iFone porque es similar a la marca del teléfono móvil que introdujo al mercado mexicano en 2007.

Sin embargo, la empresa iFone registró su nombre en 2003 y desde entonces ofrece servicios y soluciones de software para más de 10,000 posiciones de call centers con clientes como Axtel, Avaya, Maxcom y Microsoft.

iFone promovió una demanda en contra de Apple y exigió una indemnización, que de acuerdo con el artículo 221 bis de la Ley de Propiedad Industrial, establece 40 por ciento del importe en las ventas al público.

Este golpe para Apple a causa de la marca iPhone se suma al fallo del Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual (INPI) de Brasil, que decidió que el uso de la marca iPhone en el país pertenece a la compañía local Gradiente, que registró el nombre en el año 2000, según informó el diario Valore Económico.

La decisión de la agencia fue tomada en respuesta a la solicitud de registro de la marca realizada por Apple en el 2006. A finales del año pasado, el INPI afirmó que negaría la petición porque Gradiente Eletronica SA, un fabricante local de aparatos eléctricos, solicitó el registro de la marca seis años antes.

JSO