Sony saca a la venta su PlayStation 5 este jueves, solo dos días después de que su rival Microsoft lanzara la última Xbox, con la que lucha por la temporada navideña ahora que la pandemia impulsa la demanda de videojuegos.

A diferencia de la compañía estadounidense, que apostó por un único lanzamiento global, la japonesa pone en venta la consola en dos etapas: Australia, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Canadá y México a partir de este jueves.

El resto del mundo, y en particular Europa, tendrá que esperar al 19 de noviembre.

Debido a la pandemia, las compras se harán en línea. Sony ha advertido que ninguna consola se venderá en las tiendas los días de lanzamiento.

La demanda se anuncia alta por el estilo de vida más hogareño impuesto por la pandemia. Los ejemplares disponibles para pedidos anticipados se han agotado en un tiempo récord y los analistas predicen que será muy difícil conseguir una nueva consola antes de 2021.

Al igual que su rival, la PlayStation 5 estará disponible en dos versiones: una "premium", que Sony vende a 499 dólares, el mismo precio que la Xbox Series X, y una "edición digital" igual de potente pero sin lector de disco, a 399 dólares, 100 más que la Xbox Series S.

Sony, cuyos videojuegos representan cerca de un tercio de las ventas, espera cosechar con esta generación de consolas, su novena en la historia de los videojuegos, el mismo éxito que con la PlayStation 4, lanzada en 2013 y de la que vendió el doble de ejemplares que la Xbox One.

Según la mayoría de los analistas, Sony superará de nuevo a su rival estadounidense en el número de consolas vendidas. Sin embargo, a largo plazo, Microsoft podría pisarle los talones gracias a su estrategia centrada en los videojuegos por suscripción y el streaming.