Las Vegas.- Al observar las tendencias para la exposición internacional de tecnología CES 2017, se desdibujan grandes promesas. La industria tecnológica delinea escenarios futuristas pero se enfrenta a un desafío: la caída en el consumo y las ganancias que producen los dispositivos de consumo masivo que aún representan la principal fuente de ingresos para el sector.

Las promesas incluyen la interacción plena con teléfonos, electrodomésticos y robots a través de la voz; la inteligencia artificial aplicada en los hogares, la industria y las ciudades, o la automatización de las actividades cotidianas, desde la compra de comida hasta la transportación urbana. Su realización, al menos a escala masiva, no parece tan próxima.

NOTICIA:CES 2015: México busca ganar terreno tecnológico

El sector alcanzará un valor de 929,000 millones de dólares a nivel global en el 2017. Y ocho de cada 10 dólares serán impulsados por lo que Steve Koenig, director senior de Investigación de Mercado de la Asociación de Tecnología de Consumo (CTA, por su sigla en inglés), llama los siete fantásticos : smartphones, tabletas, cámaras fotográficas, computadoras de escritorio y portátiles, televisores y cómputo vestible (wearables).

La cifra es voluminosa, pero representará una caída de 2% anual en el gasto en tecnología a escala global, desde los 950,000 millones proyectados para el 2016. Será el cuarto año consecutivo en debacle.

NOTICIA:Móviles e Internet de las cosas, protagonistas del 2015 en México

Durante una conferencia ante la prensa mundial, previa al arranque oficial de la feria de tecnología de consumo más grande del planeta, que se celebrará del 5 al 8 de enero en Las Vegas, Koenig delineó varios factores que desincentivarán la demanda de tecnología de consumo este año: el encarecimiento del dólar que impactará negativamente al resto de las divisas; la caída en los precios de venta de los dispositivos, y la incertidumbre global que ya producen sucesos como la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y el aumento en los precios de los energéticos como el petróleo.

Las estrellas pierden brillo

Las proyecciones de la CTA revelan un estancamiento en la venta de teléfonos móviles. Para el 2017 se espera la comercialización global de 1,814 millones de estos dispositivos que generarán un ingreso de 441,000 millones de dólares. El año pasado, las ventas habrían llegado a los 1,819 millones de equipos y un ingreso de 442,000 millones de dólares.

Las tabletas electrónicas también van en declive. De haberse comercializado 150 millones de unidades en el 2016, la expectativa es que se vendan sólo 136 millones en el 2017, lo que representa una caída de 9.3% anual. Y los ingresos generados por las tabletas llegarán este año a los 34,000 millones de dólares, un descenso de 10.5% anual respecto al 2016.

NOTICIA:CES de Las Vegas: las tendencias tecnológicas del 2016

Las computadoras seguirán presionando a la baja al mercado de tecnología de consumo. Para el 2017, la CTA pronostica que se venderán 81 millones de procesadores de escritorio, unos seis millones menos que el año anterior, y generarán ingresos por 50,000 millones de dólares, 3,000 millones menos que en el 2016.

Las computadoras portátiles tendrán una caída de 2.6% anual en ingresos al sumar 111,000 millones de dólares, al venderse 163 millones de unidades en este 2017.

TV y wereables, al rescate

En tendencia contraria se encuentran los televisores y los wearables. Según las cifras presentadas por la CTA, la venta de televisores tendrá un magro crecimiento de 1% anual este 2017 al colocarse unas 229 millones de unidades en el mercado global (en el 2016 se registró una caída de 3%), aunque en ingresos tendrá una caída de 3% al sumar 105,000 millones de dólares. Sin embargo, esta debacle no será tan pronunciada como la del 2016 que llegó a 11 por ciento.

NOTICIA:CES 2016: la revolución de los hogares inteligentes

Los dispositivos vestibles como los relojes inteligentes, pulseras y bandas que miden los signos vitales continuarán con una expansión a doble dígito. La perspectiva es que en el 2017 se venderán unas 184 millones de unidades, 50% más que en el 2016; en ingresos, se espera un repunte de 41% al sumar 21,000 millones de dólares.

América Latina cede mercado

En la configuración del mercado global, el mercado de América del Norte, conformado por Canadá, Estados Unidos y México, seguirá con una cuota de 24% del mercado global con un valor de 223,000 millones, de acuerdo con las proyecciones de la Asociación de Tecnología de Consumo (CTA, por su sigla en inglés). Esta cifra representará una caída de un punto porcentual, de acuerdo con los números presentados este martes por Steve Koenig, director senior de Investigación de Mercado de la CTA, que organiza cada año el mayor encuentro de tecnología de consumo del planeta, el CES de Las Vegas.

Si bien Koenig vaticina que este bloque geográfico no sufrirá un impacto importante, sí reconoce que existen presiones del lado mexicano con un crecimiento modesto en la economía, el crimen, la corrupción y los desafíos en materia migratoria que se esperan con la llegada de Trump al poder.

NOTICIA:CES 2016: una mirada al futuro de la movilidad urbana

América Latina perderá 1% de participación en el 2017 al acumular sólo el 5% de participación con un valor de 50,000 millones de dólares; por el contrario, Medio Oriente y África ganarán un punto porcentual para llegar a una cuota de 9% con 81,000 millones de dólares.

La región emergente de Asia (que incluye a China) será la principal al ostentar una cuota del 30% del mercado global. Europa occidental sumará un 17%; Asia desarrollada (Japón) sumará el 10% mientras que Europa central y occidental tendrán el 4% de participación, según las proyecciones de la firma organizadora del CES.

[email protected]