La magia de Silicon Valley, el polo de desarrollo tecnológico en Estados Unidos, tiene dos componentes: creativos que comparten ideas y redes que se generan entre ellos. Esa es la perspectiva de Andrew Olanoff, editor para la Costa Oeste de The Next Web, uno de los blogs de tecnología más importantes en Estados Unidos.

Olanoff, quien por más de diez años ha sido testigo de la evolución de la industria tecnológica en Estados Unidos, ve en México muchas oportunidades para el desarrollo del ecosistema de innovación y emprendimiento digital.

En entrevista con El Economista, el también creativo y creador del movimiento Blame Drew’s Cancer ve que los jóvenes del país cada vez están más interesados en la tecnología, en la creación de proyectos en Internet y, sobre todo, pasión para crear continuamente hasta llegar a un proyecto estrella.

¿Cuál es la clave para ser un emprendedor?

El espíritu emprendedor se trata de nunca dejar de aprender y no tener miedo en tomar riesgos, en adquirir experiencia. No es algo que puedas fingir y puede ocurrir en cualquier lugar, dondequiera que haya gente creando cosas.

La energía y necesidad para crear es una constante en ellos, y esto es lo que caracteriza a Silicon Valley. Es como la música: tienes un álbum de 12 canciones, esperando que al menos una sea un éxito. Así, cuando estás creando constantemente, esperas que al menos uno de tus proyectos en tecnología encaje en algún lugar, y creo que esta es la razón por la que ha tenido tanto éxito en Estados Unidos.

¿Cómo percibes el ecosistema de startups en México?

Lo que está pasando en México es interesante. Pequeños equipos están apasionados con un proyecto y se lo dan al mundo; escuchan a la gente para conocer lo que están desarrollando y continúan mejorándolo. Creo que esto se siente aquí, y en realidad no necesitan dinero para crear.

Y así es en Silicon Valley. Los innovadores trabajan constantemente para crear algo que los apasiona, se lo dan al mundo y si no funciona entonces trabajan en algo más. Así conocen nuevos amigos, hacen conexiones con otra gente, cambian de equipo o se unen y los hacen crecer.

Algunos manifiestan que es difícil conseguir fondos por la falta de confianza de los inversionistas. ¿Es esto un problema?

Todo el mundo dice eso pero Mark Zuckerberg creó Facebook. Y no es que se necesite crear el siguiente Facebook, pero sí deberían pensar en grande.

La confianza y el dinero llegarán con el éxito. Con suerte, conseguirán dinero con una gran idea, pero también se tiene que construir esa confianza si tienes el éxito necesario. Y el dinero puede llegar de México o de cualquier otro lugar del mundo.

Pero esto no debe ser un problema. En Estados Unidos los fondos y las incubadoras no necesariamente tienen que aportar grandes cantidades de dinero a sus equipos. Lo único que necesitan es Internet, una oficina y creatividad.

¿Cómo se crea un proyecto exitoso?

Pensar en la creación del siguiente Facebook probablemente no es la mejor idea, sino el cómo puedes servir lo mejor posible a tu comunidad a través de tus ideas, algo funcional para la sociedad.

Por ejemplo una aplicación para un nicho específico que les ayude a encontrar lugares en México podría ser una buena idea para comenzar.

¿Qué caracteriza el momentum de la tecnología?

Hoy tú puedes tener una idea en tecnología, puedes empezar de cero y construir una compañía en una hora. Hoy en día, no hay razón por la que una compañía en México no pueda construir algo asombroso y hacerlo global. Mucha gente tiene acceso a Internet y eso es lo que realmente necesitas: Internet y computadoras.

Me gustan las historias. Me encanta cuando una compañía nos escribe un correo hablándonos de lo que están haciendo. Y es gratificante cuando ayudas a las startups a que den a conocer sus proyectos, especialmente cuando ves que van creciendo y se convierten en casos de éxito.

¿A dónde se dirige la tecnología?

Creo que vamos a ver más creadores, sobre todo en desarrollos móviles que apenas es incipiente. Veo más gente haciendo banca móvil, controlando las luces de sus hogares, manipulando funcionalidades de los automóviles y otras cosas a través de dispositivos móviles.

El desarrollo en móviles es emocionante porque son los dispositivos que se están usando más, y la gente ya no desarrolla únicamente para computadoras personales sin incluir a los móviles, pero sí pueden desarrollar aplicaciones para los móviles sin incluir a las PC. Es una tendencia interesante.