El desabasto de circuitos integrados o chips en México afectó el curso de varias licitaciones de insumos tecnológicos en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, de acuerdo con Fabiola Cruz, analista de Canales de la consultoría especializada en la industria TIC Select, quien añadió que esta puede ser una de las razones por las que el gobierno federal ha gastado apenas 31% de lo que tiene presupuestado para insumos tecnológicos en 2021.

Al menos 55% de las empresas de tecnología en México ve en el desabasto de circuitos integrados la principal amenaza de la industria. Si bien esta cifra representa una reducción en el nivel de preocupación de los negocios TIC en comparación con los primeros meses del 2021, cuando más de 60% de la industria creía que el mayor problema al que se enfrentaba era la escasez de insumos.

La analista de Select dijo, durante la presentación de los resultados trimestrales de la industria en México, que varios de los canales de venta de este sector no podían comprometerse a cumplir los plazos de entrega establecidos en las licitaciones gubernamentales, debido al problema del desabasto, por lo que varias de estos concursos de adquisición quedaron desiertos en los primeros meses del 2021.

“El gobierno ya está entendiendo la situación y ya algunas licitaciones se adaptaron a tiempos de entrega más holgados. La compra del gobierno sí se afectó porque algunos canales o fabricantes preferían no entrar al concurso para no caer en incumplimiento”, dijo Cruz.      

Las telecomunicaciones y los servicios TIC son los segmentos en los que el gobierno del presidente López Obrador más ha gastado en el primer semestre del 2021. En total, el gobierno federal ha desembolsado 8,619 millones de pesos en insumos tecnológicos, lo que representa 31% del monto que se consideró para esta área en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, que alcanza los 27,930 millones de pesos.

En total, le restan al gobierno federal por gastar 19,311 millones de pesos en tecnologías. Hasta el final del primer semestre del 2021, la administración del presidente López Obrador no había desembolsado ni un peso en productos de software, mientras que aún quedaba 83% de los recursos presupuestados para la adquisición de dispositivos personales de cómputo y de equipo de telecomunicaciones. 

Para Arely Reyes, analista de Select, otra de las razones por las que el gobierno federal apenas ha ejecutado un tercio de los recursos que presupuestó para los insumos TIC es que en los años recientes ─al menos desde el 2019─, la adquisición de la mayoría de estas herramientas ocurre en el cuarto trimestre del año.  

Facturación de negocios TIC 

Los negocios TIC en México registraron un crecimiento récord de 16% en el segundo trimestre del 2021 respecto al mismo periodo del 2020. Pese al problema de desabasto de circuitos integrados o chips que enfrenta tanto la industria tecnológica como otros sectores a nivel global, en el segundo trimestre, el sector de tecnologías de la información y telecomunicaciones experimentó su mayor crecimiento desde el 2012, el último año de gobierno de Felipe Calderón.

De acuerdo con la consultoría Select, este crecimiento se debe en buena medida al efecto de base de comparación con el mismo periodo del 2020, cuando la industria tecnológica en México sufrió una caída de 8%, a causa del inicio de la pandemia de Covid-19 en el país. No obstante, en el acumulado del primer semestre del 2021, este sector muestra un crecimiento de 9.1%, con una facturación que alcanzó los 562,000 millones de pesos o aproximadamente, 24,000 millones de dólares. 

Los canales de venta de tecnología fueron el segmento que mostró un mayor incremento en los primeros seis meses del 2021, con 13% y una facturación de 94,955 millones de pesos. En segundo lugar quedaron los operadores de telecomunicaciones, con un aumento de 11% y una facturación de 282,647 millones de pesos; mientras que los proveedores de servicios TIC, tanto de infraestructura como de software, crecieron 8%, para alcanzar una facturación de 45,604 millones de pesos. Los fabricantes fueron los que menos crecieron en el primer semestre, con 3%, al facturar 139,487 millones de pesos.

Los analistas de Select esperan que el problema del desabasto, que afecta sobre todo al segmento de circuitos integrados para computadoras, teléfonos inteligentes y automóviles; así como a la industria de baterías de litio, dure hasta el primer semestre del 2022, sobre todo debido a que se mantiene el incremento en los costos de transporte de mercancías a nivel global, pues lo que los precios de los contenedores han aumentado hasta cinco veces en los meses recientes.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

kg